Un estudio realizado por científicos daneses y australianos identificó una asociación entre un bajo contenido de vitamina D en la sangre al nacer, y una mayor posibilidad de desarrollar esquizofrenia en el futuro.

La investigación encontró que los niños nacidos con deficiencia de vitamina D (menos de 20.4 nanomoles por litro) tenían 44 por ciento más probabilidades de desarrollar esquizofrenia.

Identifican mutaciones genéticas que pueden conducir a reiterados abortos espontáneos

Buscando una asociación

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigadores midió las concentraciones de vitamina D en las muestras de sangre de 2.602 niños, tomadas en el momento de su nacimiento, todos ocurridos entre los años 1981 y 2000.

La investigación sugiere que garantizar niveles adecuados de vitamina D en las mujeres embarazadas puede conducir a la prevención de algunos casos de esquizofrenia.

Los investigadores recogieron toda la información posible: género, edad, año y mes de nacimiento, historial de enfermedad mental en la familia, la edad en que se diagnosticó, la edad de la madre y el padre en el momento del nacimiento, el peso al nacimiento, lugar de residencia y más.

El nivel de vitamina D en la sangre en el momento del nacimiento de los participantes se estimó midiendo la concentración plasmática de pre-hormona 25-hidroxi-colecalciferol (25 (HO) D), que es producida por el hígado mediante la hidroxilación de la vitamina.

Los científicos también investigaron datos sobre una evaluación poligenética del riesgo de desarrollar esquizofrenia, calculados sobre la base del análisis de ADN de los participantes después del nacimiento.

Los modelos estadísticos aplicados revelaron que los niños con una deficiencia de vitamina D en la sangre, tenían un riesgo 44 por ciento mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia más adelante en la vida.

Un factor importante, pero no el único

Los autores del estudio explican que este es un dato estadístico extremadamente significativo, pero no el único capaz de explicar el inicio de esta patología.

La esquizofrenia es una psicosis caracterizada por cambios en el comportamiento, función cognitiva, alucinaciones y varios otros síntomas.De hecho, los factores ambientales, genéticos, sociales y psicológicos también se consideran responsables, aunque la deficiencia de vitamina D puede, en muchos casos, desempeñar un papel fundamental.

Además, los investigadores notaron que la deficiencia de vitamina D se observaba con mayor frecuencia en niños nacidos en primavera e invierno.

Estudios anteriores han demostrado que en países de latitudes altas, el riesgo de esquizofrenia aumenta en los meses de invierno, cuando las horas de luz solar son extremadamente bajas.

Como la síntesis de vitamina D está relacionada con la exposición al sol, podría existir una relación entre la baja concentración de vitamina D y el riesgo de esquizofrenia, tal como demostró este estudio.

Ver películas de terror puede ayudar a combatir la ansiedad

En este sentido, los resultados del estudio sugieren que garantizar niveles adecuados de vitamina D en las mujeres embarazadas puede conducir a la prevención de algunos casos de esquizofrenia.

Por tal motivo, los científicos también planean estudiar el efecto del nivel de vitamina D en el cuerpo de la madre durante el embarazo y el desarrollo de la enfermedad mental.

Referencia: The association between neonatal vitamin D status and risk of schizophrenia. Scientific Reports, 2018. https://doi.org/10.1038/s41598-018-35418-z

 

Más en TekCrispy