Créditos: Shutterstock.

En el caso del cáncer, y muchas otras enfermedades, un diagnóstico temprano mejora considerablemente las probabilidades de sanar. Bajo esta premisa, investigadores de todo el mundo se han dedicado a diseñar pruebas rápidas de despistaje para diagnosticar el cáncer.

Hasta el momento, el método tradicional para diagnosticar el cáncer se basa en muestras de tejido que son analizadas bajo el microscopio, a fin de detectar células cancerígenas. Sin embargo, un equipo de investigadores ha desarrollado una prueba basada en nanopartículas de oro que podría diagnosticar esta enfermedad en tan solo 10 minutos.

Estudio de más de 10 años concluye que no hay relación entre el uso de móviles y el cáncer en humanos

El ADN de las células cancerígenas muestra una afinidad por el oro

Un equipo de investigadores ha desarrollado una prueba que emplea nanopartículas de oro para detectar el cáncer. Al estudiar los cambios epigenéticos relacionados al cáncer, científicos han descubierto que ciertos cambios epigenéticos asociados a esta enfermedad pueden detectarse gracias a nanopartículas de oro.

Los cambios epigenéticos son modificaciones químicas del ADN que afectan la expresión genética. En pocas palabras, si bien los cambios epigenéticos no cambian la secuencia del ADN, se ve afectada la forma en la que las células leen los genes. Ejemplo de ello es la metilación, es decir, la adición de un grupo de metilo a alguna parte de la molécula de ADN. Esto evita que algunos genes se expresen.

Estudios previos han demostrado que la metilación del ADN de las células cancerígenas es distinta a la de las células saludables. Los grupos de metilo asociados al ADN de las células cancerígenas se ubican en lugares particulares, mientras que en el ADN sano, la distribución es más uniforme a lo largo del genoma.

Si bien este patrón de metilación podría funcionar como un biomarcador para detectar el cáncer, hasta el momento no existían formas confiables de detectarlo. Sin embargo, recientemente, un equipo de investigadores ha descubierto que este patrón de metilación hace que los fragmentos del ADN de las células cancerígenas se doblen en nanoestructuras que muestran afinidad por el oro.

Por su parte, el ADN de las células normales no muestra esta tendencia. Sobre la base de esto, se desarrolló una prueba que utiliza la afinidad del ADN del cáncer para fusionarse con el oro. Entonces, ante la presencia de ADN cancerígeno, las nanopartículas de oro adquieren un color distinto al observado en ausencia del cáncer.

Por el momento, la prueba solo serviría para detectar la presencia de cáncer

Ante la presencia del ADN cancerígeno, las nanopartículas de cáncer adquieren un color particular.

Tras descubrir que los patrones de metilación del ADN cancerígeno se adhieren a partículas de oro, investigadores diseñaron una prueba de sangre que podría funcionar para un rápido diagnóstico de la enfermedad. En particular, la prueba emplea el ADN liberado en la sangre, bien sea por el cáncer o por células sanas.

Así, la efectividad de esta prueba ha sido evaluada con 200 muestras de pacientes con cáncer y sin la enfermedad, a partir de lo que se observó que mostraba una precisión cercana al 90% para diagnosticar el cáncer.

Las personas con obesidad responden mejor a terapia contra el cáncer, ¿por qué?

Por el momento, esta prueba sirve para detectar únicamente la presencia de la enfermedad. En este sentido, aún no es lo suficientemente sensible como para determinar el tipo de cáncer en particular. Además, aún no se tiene claridad respecto a los niveles de ADN cancerígeno que deben estar presentes en sangre para que la prueba funcione. De esto podría depender el diagnóstico temprano de la enfermedad.

Sin embargo, los investigadores plantean que se trata de un avance prometedor en la búsqueda de biomarcadores epigenéticos para el cáncer. En este caso, se trata de una prueba accesible y de bajo costo que no requiere de procesos complicados, como la secuenciación genética. Por tanto, se tienen pautadas más investigaciones con el objetivo de perfeccionar la técnica.

Referencia: Epigenetically reprogrammed methylation landscape drives the DNA self-assembly and serves as a universal cancer biomarker, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-018-07214-w

Más en TekCrispy