Muchos quizás estén pensado en este momento: “¿un servicio de beepers todavía existe en este siglo XXI?”, y sí, en Japón, reconocida por sus avances tecnológicos, se encuentra la única compañía que prestaba ese servicio, Tokyo Telemessage.

Hacemos énfasis en el “era” ya que para septiembre del año entrante, la compañía estará diciendo adiós al sistema de buscapersonas, luego de estar alrededor de cinco décadas ofreciendo el servicio a múltiples usuarios.

Es así como hoy se anunció que para el año que viene, Tokyo Telemessage apagará sus servidores encargados de distribuir mensajes a través de una tecnología que se volvió obsoleta luego del apogeo de los teléfonos celulares.

La compañía dijo al equipo de CNN que este punto y final se debía a la falta de demanda. Comentó que la cantidad de los usuarios decayeron a un número menor que 1.500, pero a su vez resaltó que los equipos habían dejado de ser fabricados hace 20 años.

Para nuestros lectores más jóvenes, tanto que no tuvieron la oportunidad de utilizar u observar alguno de estos dispositivos, les resumimos: el buscapersonas o beeper es un equipo de radio personal que fue utilizado, por mucho tiempo, para la recepción de mensajes a través de un conmutador. Sin embargo, cuando el usuario recibía la alerta, este debía dirigirse a un teléfono para poder dar respuesta al mensaje.

El servicio de “poke-beru”, como lo llaman en Japón, llegó a alcanzar su mayor número de usuarios para 1996. Para fines de la década de los 90, contaban con más de 10 millones de dispositivos en uso – según lo que la compañía le comentó a CNN, para esa década alcanzaron el máximo de suscriptores, llegando a 1.2 millones – y se convirtió en el sistema de notificaciones más usado por años, hasta la llegada de los SMS a través de los teléfonos móviles.

Japón, meca tecnológica “vintage”

Aunque es reconocido por sus creaciones de tecnología de punta, por sus robots y excelentes maquinarias, Japón es un país caracterizado, al mismo tiempo, por un gran apego a la tecnología retro. Tecnologías mundialmente obsoletas, como el fax o los casettes, siguen siendo populares en el territorio japonés.

Según CNN, esta renuencia a desprenderse de lo “vintage” puede tener justificación en el envejecimiento de la población, ya que, en Japón, más del 20% de sus habitantes se encuentra por encima de los 65 años.