Un estudio realizado por DuckDuckGo –un buscador competidor de Google– reveló que el motor de búsqueda favorece el filtro burbuja, aquel que arroja resultados basados en la información del usuario como locación, historial de búsqueda y enlaces a los que ha accedido, que mantiene aislado a las personas de resultados que son contrarios a sus burbujas ideológicas y culturales.

De acuerdo con DuckDuckGo, resulta particularmente difícil deshacerse de esta burbuja, aun accediendo desde el modo incógnito y con la sesión cerrada. Tal vez a simple vista este hecho no parezca importante, pero adquiere otro tono cuando lo consideramos desde el punto de vista político, que fue el enfoque escogido por la empresa para realizar el estudio.

Una burbuja sin escapatoria

El estudio se llevó a cabo durante el mes de junio, justo en los meses que precedieron las elecciones de medio término en Estados Unidos. Para realizar la investigación, la compañía escogió tres términos normalmente polémicos que tienden a cambiar según la visión ideológica con que se mire. Estos temas son el control de armas, inmigración y las vacunas.

Con el experimento, DuckDuckGo encontró que los resultados variaban mucho y que el algoritmo tomaba otros elementos que van más allá de la ubicación, huso horario y si se está ingresando desde el modo incógnito.

Google presenta controles para borrar tu actividad web e historial de ubicación automáticamente

Los participantes del experimento realizaron la búsqueda con la sesión iniciada, con la sesión cerrada, y en el modo incógnito para luego compararlos para hallar diferencias. El equipo encontró que, mientras que la diferencia entre la sesión abierta y la cerrada era de uno o dos dominios, la variabilidad entre usuarios incógnitos era entre tres y cinco dominios.

Para DuckDuckGo, estos resultados quieren decir que Google toma en cuenta otros elementos para su algoritmo y que, en consecuencia, presenta resultados con sesgo informativos.

¿Qué dice Google al respecto? Según declaraciones emitidas a The Verge, Google considera que este estudio está errado “pues están basados en la suposición que cualquier diferencia en los resultados de búsqueda se basan en la personalización. Eso es simplemente mentira”.

Un vocero de Google explicó que estas diferencias pueden deberse a “un número de factores” como “la ubicación y la hora, que el estudio parece no haber controlado efectivamente”.

Cada vez más Google se ve bajo la lupa de sus usuarios por las prácticas tras bastidores que tienen que ver con los datos e información personal. Y aunque la compañía ha tratado de dar explicaciones sobre este tipo de prácticas dudosas, le son menos efectivas tras cada oportunidad.

Más en TekCrispy