Según estimaciones recientes, cada año ocurren 300.000 nuevos casos de la enfermedad de Lyme, tan solo en los Estados Unidos. Si bien en la mayoría de los casos esta enfermedad se puede curar, especialmente luego de un diagnóstico temprano, el cuadro puede complicarse, volviéndose persistente por años o meses.

Sin embargo, de acuerdo a los resultados de una investigación reciente, el aceite de ajo y otros aceites de plantas medicinales comunes, podrían ser efectivos para acabar con la bacteria responsable de la enfermedad de Lyme. Incluso, de acuerdo a los investigadores, estos aceites podrían mostrar un funcionamiento más efectivo que algunos antibióticos.

Este enfoque dirigido por farmacéuticos puede reducir el uso innecesario de antibióticos

¿Qué es la enfermedad de Lyme?

La enfermedad de Lyme es transmitida por las garrapatas que, tras picar, dejan una marca característica.

La enfermedad de Lyme es una enfermedad infecciosa causada por bacterias del género Borrelia que son transmitidas al ser humano tras la picadura de una garrapata infectada. Dentro de la sintomatología de esta enfermedad se incluye dolor de cabeza, fiebre, fatiga y erupciones en la piel. Si esta enfermedad no es se trata adecuadamente, puede extenderse hasta las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso, llegando a ser potencialmente mortal.

En este sentido, un diagnóstico temprano podría ayudar a acabar con la bacteria; por lo general, el tratamiento consiste en antibióticos como la doxiciclina por algunas semanas, hasta que se elimina la infección y desaparecen los síntomas. No obstante, entre el 10% y el 20% de los pacientes se complican, reportando que los síntomas persisten.

Este cuadro recibe el nombre de síndrome de enfermedad de Lyme posterior al tratamiento, pudiendo durar meses y hasta años. Hasta el momento no se tiene total certeza sobre las causas de la persistencia de esta enfermedad. Sin embargo, se ha observado que la bacteria puede entrar en una fase estacionaria, en la que sus células dejan de dividirse o lo hacen muy lentamente, por lo que se vuelve resistente a los antibióticos.

En vista de esto, los científicos se han preocupado por encontrar combinaciones de medicamentos o compuestos medicinales capaces de matar la bacteria responsable de la enfermedad de Lyme cuando esta se hace persistente.

Así, se ha observado que medicamentos como la daptomicina o una combinación de doxiciclina, cefoperazona y daptomicina, pueden funcionar para lograr este objetivo. Aún así, podrían existir tratamientos alternativos.

Algunos aceites medicinales podrían ser igual o más efectivos que los antibióticos contra la enfermedad de Lyme

Se observó que los aceites medicinales pueden acabar con la bacteria responsable de la enfermedad de Lyme.

Un equipo de investigadores, Ying Zhang, Profesor de Microbiología molecular e Inmunología de la Escuela de Salud Pública Bloomberg, en la Universidad Johns Hopkins, demostró en 2017 que los aceites medicinales de orégano, corteza de canela, clavos de olor, citronela y otros compuestos naturales, eran eficaces para acabar con la bacteria responsable de la enfermedad de Lyme persistente.

De hecho, se observó que estos aceites eran más efectivos que los antibióticos usados con mayor frecuencia. Por tanto, los científicos decidieron ampliar la línea de investigación, incluyendo otros 35 aceites medicinales. Tras esto, se demostró que 10 de los aceites eran efectivos contra la enfermedad.

Los bosques tropicales de México alojan un nuevo antibiótico

Específicamente, los cinco aceites esenciales de mayor potencia fueron aquellos derivados del ajo, de bayas de pimienta de Jamaica, de mirra, de flores de lirio de jengibre y de frutas de cambio. Todos estos aceites lograron acabar con la bacteria asociada a la enfermedad de Lyme en su forma persistente, tan solo en siete días. Asimismo, se observó que después de 21 días, la bacteria no volvió a aparecer.

Dados los resultados, los investigadores se han propuesto continuar con la línea de investigación al realizar ensayos con animales vivos infectados con la enfermedad de Lyme. Se espera que, de obtener resultados satisfactorios, sea posible iniciar ensayos con seres humanos.

Referencia: Identification of Essential Oils with Strong Activity against Stationary Phase Borrelia burgdorferi, (2018). https://doi.org/10.3390/antibiotics7040089

Más en TekCrispy