En lo que es el estudio de asociación de genoma más grande jamás realizado en individuos con diagnóstico de dependencia del alcohol, un equipo internacional de investigadores ha encontrado fundamentos genéticos compartidos para el alcoholismo y varios trastornos psiquiátricos, como la depresión, el trastorno de atención e hiperactividad y la esquizofrenia.

Los resultados del estudio, que involucró a científicos de las universidades de Harvard, Yale, Indiana y Washington, son cónsonos con otras investigaciones que han demostrado influencias genéticas compartidas entre el abuso de sustancias y ciertos trastornos psiquiátricos.

Comparando variantes

El equipo identificó un gen que se sabe que afecta el riesgo de dependencia al alcohol y determinó que muchos otros genes también contribuyen en menor grado.

El análisis reveló que los factores de riesgo genéticos relacionados con la dependencia del alcohol también estaban relacionados con el riesgo de otros trastornos psiquiátricos y con el hábito de fumar.

El gen que se asoció de manera concluyente con el riesgo de dependencia del alcohol regula la rapidez con que el cuerpo metaboliza el alcohol. Los efectos de los otros genes no fueron lo suficientemente influyentes como para alcanzar significación estadística de modo individual, pero sus efectos combinados fueron significativos.

El análisis comparó las variantes genéticas de casi 15.000 individuos diagnosticados con dependencia del alcohol con las de casi 38.000 personas que no tenían ese diagnóstico. Para tal fin, el equipo de investigación analizó datos de 28 estudios genéticos del alcoholismo en ocho países.

El gen asociado con el riesgo de dependencia del alcohol, llamado ADH1B, regula la forma en que el cuerpo convierte el alcohol en una sustancia llamada acetaldehído.

Las variantes en el gen aceleran la conversión del alcohol a acetaldehído, el compuesto que provoca los efectos desagradables del consumo de alcohol, haciendo que las personas tengan menos probabilidades de beber mucho o convertirse en alcohólicos.

Factores genéticos relacionados

Los investigadores encontraron que los factores genéticos relacionados con simplemente beber alcohol, eran un poco diferentes de los factores genéticos que contribuían a la dependencia del alcohol.

El gen acelera la conversión del alcohol a acetaldehído, el compuesto que provoca los efectos desagradables del consumo de bebidas alcohólicas.

En otras palabras, al menos a nivel genético, hay una diferencia entre simplemente beber alcohol, incluso grandes cantidades de alcohol, y volverse dependiente de él.

Adicionalmente, el análisis reveló que los factores de riesgo genéticos relacionados con la dependencia del alcohol también estaban relacionados con el riesgo de otros trastornos psiquiátricos, como la depresión, la esquizofrenia, el TDAH y con el hábito de fumar cigarrillos y marihuana.

En este sentido, los autores del estudio planean continuar investigando esos vínculos entre la susceptibilidad genética a la dependencia del alcohol y el riesgo de otros tipos de enfermedades psiquiátricas y adicciones.

En conjunto, los hallazgos ofrecen más información sobre las causas de la dependencia del alcohol, un importante problema de salud pública.

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, el abuso de alcohol, a nivel global, representa aproximadamente el 5 por ciento de la carga mundial de enfermedades y está vinculado a una de cada 20 muertes.

Referencia: Transancestral GWAS of alcohol dependence reveals common genetic underpinnings with psychiatric disorders. Nature Neuroscience, 2018. https://doi.org/10.1038/s41593-018-0275-1