La nave espacial Soyuz MS-11 que trasladaba a el cosmonauta ruso Oleg Kononenko, David Saint-Jacques de la Agencia Canadiense y la agente de la NASA Anne McClain, se acopló a la ISS sin problemas.

Después del accidentado fallido de la misión espacial Soyus MS-10 que generó un aterrizaje de emergencia en octubre, otro cohete Soyuz despegó hacia la Estación Espacial Internacional, con estos tres tripulantes de la expedición 57 y 58, que luego de seis horas de viaje llegaron a la ISS.

La Soyuz-FG rocket lanzó la misión de Baikonur Cosmodrome este 3 de diciembre a las 14:31 hora de Moscú.

De acuerdo con la estación espacial rusa, Soyuz MS-11 llegó a Baikonur el 29 de agosto del presente año. Sin embargo, estuvo en almacenamiento mientras esperaba el inicio de su campaña.

El proceso de activación de la nave, se inició en el sitio de lanzamiento en noviembre de 2018. El 12 de noviembre Roskosmos publicó que los controles del Soyuz MS-11 en una cámara de vacío se había completado.

Soyuz MS-11

Después de dar tres vueltas a la tierra, la tripulación fue recibida por el comandante Alexander Gerst de la Agencia Espacial Europea, Serena Auñón-Chancellor, ingeniero de vuelo de la NASA y Serguéi Prokópiev, ingeniero de vuelo de Roscosmos, la agencia espacial rusa.

Los tripulantes estarán más de seis meses en el ISS.

El pasado 11 de octubre, un cohete Soyuz-FG que tripulaba el astronauta de NASA Nick Hague Alexei y Ovchinin de Roscosmos sufrió un fallo poco después de su despegue y tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia.

Una exhaustiva investigación rusa determinó que se trató de un pequeño agujero que ocasionó la fuga de oxígeno.

Los resultados del informe de investigación de Roscosmos descartaron que el agujero haya sido perforado durante la fabricación de la nave. No obstante, pudo haber ocurrido durante el traslado o en las instalaciones de procesamiento y lanzamiento.