Las madres son testigos de la gran fuerza que pueden tener los bebés aún durante la etapa del embarazo. Así, no es raro ver a una madre sorprendida tras recibir una patada de gran intensidad de su bebé dentro de su vientre.

Hasta el momento, no se tenían pistas respecto a las funciones de estos movimientos corporales. Sin embargo, un equipo de investigadores ha demostrado que las patadas favorecen el desarrollo cerebral de los bebés; específicamente, al dar patadas, los bebés van desarrollando representaciones mentales de su cuerpo y del entorno.

Las patadas ayudan a los bebés a desarrollar su conciencia corporal

Para comprender las funciones de las patadas de los bebés durante la gestación, un equipo de investigadores evaluó la actividad cerebral de 19 bebés recién nacidos. De esta manera, se encontró que estos movimientos ayudan a los bebés a desarrollar representaciones mentales de su cuerpo y de su entorno inmediato.

En el pasado, investigaciones previas han demostrado que los movimientos espontáneos en las ratas durante la gestación, como las patadas de los bebés, en conjunto con la retroalimentación ambiental recibida tras estas respuestas, son de suma importancia para el desarrollo cerebral.

Esto se manifiesta a partir de patrones de activación cerebral denominados oscilaciones alfa-beta. Se supone que estos patrones de activación cerebral ayudan a los animales jóvenes a mapear la distribución física de su cuerpo. Sin embargo, no estaba claro cuando ocurrían estas oscilaciones en el periodo de desarrollo.

Para investigarlo, los científicos emplearon sensores de electroencefalografía no invasiva en bebés con dos días de nacidos; algunos de ellos habían nacido de forma prematura. Gracias a esto, se descubrió que estas oscilaciones se producen entre la semana 31 y la 42 de gestación.

Esto incluye desde el embarazo, hasta algunas semanas luego del nacimiento. En particular, se observó que durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM), las ondas cerebrales alfa-beta disminuyen en los bebés que están a punto de nacer; posteriormente, estas ondas se fortalecen en los bebés más jóvenes y prematuros.

Estos movimientos involuntarios son críticos para el desarrollo de los bebés

Las madres no deben preocuparse, pues las patadas son indicadores de un buen desarrollo cerebral.

De acuerdo a los investigadores, estos patrones de activación cerebral relacionados a movimientos involuntarios, como las patadas gestacionales, tienen un rol importante en el desarrollo cerebral justo antes de nacer y luego de ello. Posteriormente, este efecto desaparece, a pesar de que sea posible que los movimientos involuntarios persistan.

En síntesis, se descubrió que las patadas durante la gestación se asocian a unas determinadas ondas cerebrales que representan indicadores de desarrollo cerebral. Gracias a estos movimientos, los bebés van desarrollando representaciones mentales de su propio cuerpo y de su entorno inmediato.

Asimismo, esto es característico de las últimas semanas de gestación y de las primeras semanas de vida. Si bien los movimientos involuntarios durante el sueño pueden prevalecer incluso durante la adultez, el periodo crítico de desarrollo abarca los últimos días del embarazo y las primeras semanas luego del nacimiento.

Finalmente, los investigadores proponen que esto es un recordatorio acerca de la importancia de cuidar el sueño de los bebés, especialmente las primeras semanas después de su nacimiento.

Referencia: Developmental trajectory of movement-related cortical oscillations during active sleep in a cross-sectional cohort of pre-term and full-term human infants, (2018). https://doi.org/10.1038/s41598-018-35850-1