Teherán es la capital de la República Islámica de Irán. Ubicada al norte de la mencionada nación, Teherán es la ciudad con mayor índice poblacional de Asia Occidental. Sin embargo, esta ciudad se está hundiendo de forma alarmante e irreversible.

Recientemente, tras analizar una serie de imágenes satelitales de la ciudad, un equipo de investigadores ha determinado que algunas partes de Teherán se están hundiendo hasta unos 25 centímetros anualmente, lo que ha ocasionado daños irreparables e incluso ha puesto en peligro la vida de los ciudadanos.

Las tasas de hundimiento de Teherán son alarmantes

Tras revisar las imágenes satelitales más recientes de Teherán, los geocientíficos Mahdi Motagh y Mahmud Haghshenas Haghighi, alertan sobre la magnitud del hundimiento que está experimentando la capital de Irán. Estudios anteriores han demostrado que la ciudad se estaba hundiendo progresivamente gracias al agotamiento de los acuíferos subterráneos. Estos están siendo drenados para destinar el agua a la producción agrícola que alimenta a los 13 millones de personas aproximadamente que habitan la ciudad.

Sin embargo, la información más reciente ha encendido las alarmas. La llanura del occidente de Teherán, las ciudades circundantes y las tierras agrícolas de la ciudad se están hundiendo unos 25 centímetros anualmente.

Esto, incluso, está afectando al aeropuerto internacional de la capital, situado al suroeste, pues su hundimiento sigue una tasa de cinco centímetros cada año. De acuerdo a los expertos, esto hace de Teherán la ciudad con la tasa de hundimiento más alta a nivel mundial.

¿Por qué se hunde Teherán?

El hundimiento de la ciudad ha provocado enormes grietas como esta que ponen en peligro la vida de los habitantes. Créditos: Building and Housing Research Center.

Muchas ciudades alrededor del mundo son víctimas de un fenómeno llamado subsidencia. La subsidencia es un proceso de hundimiento vertical que resulta del peso de los sedimentos que se van depositando en el terreno progresivamente. Algunas de las causas de este fenómeno incluyen el crecimiento poblacional, la extracción de las aguas subterráneas, los yacimientos de gas y petróleo, entre otras.

En este caso, los investigadores han demostrado que el 10% de las áreas urbanas de Teherán se ven afectadas por este fenómeno, además de otros poblados circundantes y pueblos satélites.

Estas son las consecuencias del hundimiento de Teherán

Gracias al fenómeno de la subsidencia, se ha observado que la superficie de las calles se ha vuelto desigual. En la misma línea, se han formado grandes grietas en las estructuras y los edificios poco a poco se han ido inclinando; aún más, a causa de este fenómeno, muchas edificaciones han tenido que ser demolidas en los últimos años.

No conforme con esto, se han abierto fisuras de gran magnitud, que han alcanzado varios kilómetros de longitud y hasta cuatro metros de anchura y profundidad, en los terrenos al sureste de Teherán. Esto podría poner en riesgo la alimentación eléctrica de la región y los medios de transporte.

Aún más, se han reportado casos de personas que caen dentro de estas grietas, lo que representa un peligro para su vida. Incluso, las tierras de cultivo están perdiendo sus capacidades, ya que el agua se drena por las fisuras, dejando los cultivos secos.

Finalmente, los científicos advierten que el hundimiento de Teherán podría ser irreversible, ya que, a pesar de las lluvias, el suelo no ha mostrado ningún signo de recuperación, lo que hace pensar que la porosidad de la roca se ha perdido de forma permanente.  Por tanto, la invitación es que las autoridades se mantengan alerta, ya que esto podría causar inundaciones repentinas que podrían ser devastadoras para Teherán.

Referencia: Land subsidence in Iran caused by widespread water reservoir overexploitation. https://doi.org/10.1029/2008GL033814