Las próximas misiones a la Luna podrían estar respaldas por compañías privadas, no necesariamente por la NASA. Así lo ha sugerido el administrador del organismo, Jim Bridenstine, quien anunció ayer que 9 empresas de EE.UU competirán para llevar a cabo estudios y desarrollar tecnología para futuras misiones a la superficie lunar.

Bridenstine afirmó que la agencia espacial podrá comprar el servicio de dichas compañías. Asimismo, el objetivo es abrir el sector para que la industria privada aeroespacial de EE.UU, junto a los esfuerzos de la NASA en materia científica y de exploración humana, permitan ofrecer mejores resultados en relación a la exploración lunar. Las compañías seleccionadas son:

  • Astrobotic Technology, Inc., de Pittsburgh.
  • Deep Space Systems, de Littleton, Colorado.
  • Draper, de Cambridge, Massachusetts.
  • Firefly Aerospace, Inc., de Cedar Park, Texas.
  • Intuitive Machines, LLC, de Houston.
  • Lockheed Martin Space, de Littleton, Colorado.
  • Masten Space Systems, Inc., de Mojave, California.
  • Moon Express, de Cabo Cañaveral, Florida
  • Orbit Beyond, de Edison, New Jersey.

Estas empresas tendrán la posibilidad de competir por US$ 2,600 millones de dólares durante los próximos 10 años para la construcción y el lanzamiento de pequeñas cargas útiles, instrumentos y robots a la Luna. La finalidad es recopilar información científica de gran valor para potenciar el crecimiento del sector privado fuera de la Tierra. En este sentido, Bridenstine aseguró:

Estamos haciendo algo que nunca se ha hecho antes (…) Cuando vamos a la Luna, queremos ser clientes de muchas empresas en un mercado robusto entre la Tierra y la Luna. Y queremos múltiples proveedores que compitan en costos e innovación para que nosotros, como la NASA, podamos hacer más mucho más por el desarrollo del sector.

La NASA eligió las 9 empresas entre otras 31 que participaron en el programa de Servicios de Carga Lunar (CLPS, por sus siglas en inglés). A diferencia de otros programas anteriores, que involucraron la participación de empresas privadas, la NASA no administrará los aspectos relacionados con la misión espacial. Bridenstine afirmó que la institución no comprará la tecnología, sino el servicio ofrecido por las compañías.

La NASA descubre que la Estación Espacial Internacional está repleta de bacterias y hongos

Este anuncio se produce pocos días después del histórico aterrizaje de la sonda InSight de la NASA en Marte. Uno de los propósitos de este viaje espacial es evaluar las condiciones en la Luna para posteriormente garantizar la seguridad de los servicios de las compañías participantes en el programa CLPS.

Más en TekCrispy