Para los pacientes infectados con el virus inmunodeficiencia humana (VIH), la terapia antirretroviral a largo plazo (TAR) suprime de manera efectiva la replicación del virus, y se ha establecido como el tratamiento convencional.

Sin embargo, si se suspende o interrumpe la terapia, la replicación del VIH puede activarse y propagarse en el cuerpo, debido a los reservorios virales que se forman durante la infección. Estos reservorios persistentes siguen siendo una barrera para curar la enfermedad.

Recupera los archivos ocultos por virus con Un-Hider

Determinando la capacidad de activar la infección

Los reservorios más comunes en los humanos se encuentran en las células inmunes llamadas células T CD4 + de memoria en reposo, y aunque está bien establecido que los macrófagos, células del sistema inmunológico que se encuentran en el hígado, son un objetivo natural para la infección por VIH, durante muchos años los investigadores no han sabido si actúan como reservorios del virus.

Los macrófagos son células del sistema inmunológico que se encuentran en el hígado.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad John Hopkins, tuvo como objetivo determinar si los macrófagos del hígado eran una verdadera fuente de reservorios de VIH y ser capaces de activar la infección después de la TAR.

De acuerdo a los resultados del estudio, es poco probable que el VIH encontrado en los macrófagos, reactive la infección por sí mismo en individuos bajo terapia antirretroviral a largo plazo.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores tomaron muestras de tejido hepático de 9 individuos con VIH, 7 de los cuales se sometieron a un trasplante de hígado. Ocho de estos individuos estuvieron en tratamiento antirretroviral durante períodos que oscilaron entre ocho meses y aproximadamente 12 años.

Cambiar el enfoque 

La terapia antirretroviral a largo plazo suprime de manera efectiva la replicación del virus, pero no lo erradica.

Usando modernas técnicas de laboratorio, los investigadores separaron los macrófagos del hígado, y al analizarlos, descubrieron que el VIH está presente, incluso después de la exposición a un antirretroviral prolongado. Sin embargo, cuando intentaron estimular el virus en los macrófagos, los reservorios de VIH no eran lo suficientemente robustos como para reiniciar la infección.

Esto es lo que debes conocer sobre las enfermedades raras

El Dr. Ashwin Balagopal, profesor en el Departamento de Medicina de la Universidad John Hopkins y coautor de la investigación, expresó:

“Para encontrar una cura completa para el VIH, es importante identificar todos los reservorios relevantes en el cuerpo, ya que es posible que el virus se oculte en el ADN de numerosos tipos de células y cada una requiera estrategias diferentes .”

Sobre la base de este hallazgo, los autores indicaron que el VIH defectuoso o inerte puede permanecer en los macrófagos del hígado hasta por 10 años sin funcionar como un reservorio del virus, y sugirieron que, a fin de buscar una cura potencial para la enfermedad, se debía cambiar el enfoque a otros tipos de células que tienen más probabilidades de servir como reservorios activos.

Referencia: No recovery of replication-competent HIV-1 from human liver macrophages. Journal of Clinical Investigation, 2018. https://doi.org/10.1172/JCI121678

Más en TekCrispy