Uno de los escondites favoritos de los perros suele ser debajo de la cama o cualquier espacio pequeño y oscuro. Sin embargo, a pesar de la recurrencia de este comportamiento, muchos dueños de mascotas suelen mostrarse preocupados cuando sus perros corren a esconderse debajo de la cama.

De acuerdo a los expertos, esto puede explicarse en atención a varias razones. Así, es posible que tu perro solo quiera relajarse en un lugar acogedor o que algún estímulo ambiental le esté causando altos niveles de ansiedad y miedo. Igualmente, se ha observado este comportamiento en perros que sufren de algún malestar o enfermedad. Veamos en profundidad por qué los perros se esconden debajo de nuestras camas.

¿Por qué es tan difícil borrar recuerdos traumáticos?

El espacio bajo la cama representa un lugar seguro para nuestros perros

La mayoría de las veces, los perros suelen estar correteando alegremente cerca de sus dueños. Sin embargo, puede ocurrir que un día los encontremos acurrucados debajo de la cama. Tal como muchos otros comportamientos caninos, es imposible delimitar una única causa de esta conducta, sin embargo, existen varias explicaciones que podrían arrojar luz sobre este fenómeno.

En un principio, este comportamiento puede ser totalmente inofensivo. En este sentido, los perros suelen esconderse bajo la cama, o acurrucarse en cualquier espacio pequeño y oscuro, pues disfrutan relajarse en lugares como estos. Así, los espacios pequeños hacen que los perros, al igual que los gatos, se sientan seguros. Adicionalmente, nuestras mascotas disfrutan de la temperatura de los espacios como estos, pues les resultan frescos.

Sin embargo, en algunas ocasiones, este comportamiento puede ser una señal de alarma. De esta manera, se ha observado que cuando los perros se enferman, suelen preferir lugares poco transitados para evitar ser molestados mientras se sienten mal. En la misma línea, los altos niveles de ansiedad pueden hacer que los perros corran a esconderse debajo de la cama.

Tal como se comentó anteriormente, este tipo de espacios aumentan su sensación de seguridad, por lo que no sorprende que, ante cualquier estímulo particularmente estresante, nuestro perro vaya corriendo a esconderse debajo de la cama. Al respecto, se ha observado que los ruidos fuertes, bien sea provenientes de alguna tormenta eléctrica, fiestas, muchedumbres, fuegos artificiales, entre otras fuentes de estrés, aumentan los niveles de ansiedad de los canes, motivándolos a esconderse en un espacio seguro, como el área debajo de la cama.

¿Qué hacer si tu perro se esconde debajo de la cama?

En resumen, los perros se esconden debajo de la cama por varias razones; de esta manera, dicho comportamiento puede ser algo totalmente normal, o una señal de alarma que indica que nuestro perro está sufriendo por alguna razón.

Respecto a esto último, se ha observado que los perros expuestos a situaciones estresantes, como ruidos excesivamente intensos y desagradables, corren a esconderse debajo de la cama, donde se sienten seguros y pueden escapar de todas aquellas situaciones que les generan temor. En la misma línea, esta conducta suele ser típica en perros que tienen un historial de abuso.

La principal recomendación es identificar las causas de este comportamiento

Teniendo esto en cuenta, existen varias recomendaciones a tener en cuenta. Lo primero y más importante es prestar atención a fin de determinar si nuestra mascota solo quiere relajarse o si está siendo víctima de un ataque de ansiedad.

En caso de que solo quiera descansar, lo mejor es permitírselo sin perturbar su momento de relajación. De hecho, lo más recomendado es proporcionarle a nuestras mascotas un espacio con estas características para que puedan descansar con total comodidad.

Tu perro puede ser el mejor entrenador personal que puedas tener

Por otro lado, si este comportamiento es debido a altos niveles de ansiedad, debemos procurar evitar que nuestros perros estén expuestos a situaciones estresantes. Adicionalmente, los expertos recomiendan ir exponiendo poco a poco a nuestras mascotas a los estímulos que les generan ansiedad, de forma que aprendan que realmente no representan una fuente de peligro, de forma que puedan afrontarlos sin temor.

En pocas palabras, podemos entrenar a nuestros perros para que aprendan a afrontar sus temores sin mayores muestras de ansiedad. Finalmente, es importante evitar consolarlos mientras muestran estas conductas de temor, ya que se les estaría enseñando que está bien comportarse así. En la misma línea, deben evitarse a toda costa los regaños, pues esto solo empeoraría la situación.

Referencia: Separation, Confinement, or Noises: What Is Scaring That Dog?, (2018). https://doi.org/10.1016/j.cvsm.2017.12.005

Más en TekCrispy