Todos los animales, desde las hormigas hasta los humanos, necesitan sal para mantener la actividad nerviosa y muscular de su cuerpo, así como el equilibrio hídrico, por lo tanto, es un nutriente de primera necesidad.

De acuerdo a un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Oklahoma (OU) en Estados Unidos, para algunos animales que comen carne, la sed de sangre en realidad puede estar impulsada por la necesidad de cubrir los requerimientos de sal.

A pesar de su dieta vegana, los pandas consumen tanta proteína como los carnívoros

Satisfacer los requerimientos de sal

La investigación, que estuvo enfocada en evaluar los hábitos alimenticios de las hormigas, encontró que estos insectos realmente ajustan sus dietas cuando la sal escasea y las impulsa a alimentarse de otros animales; en términos simples, el estudio muestra que la falta de sal hace que las hormigas se vuelvan carnívoras.

El estudio encontró que las hormigas con restricción de sal, se inclinaban a comer animales que se ubicaban en posiciones más altas en la cadena alimentaria.

Al respecto, la ecóloga Natalie A. Clay, académica en el Departamento de Biología de la OU y autora principal de la investigación, comentó:

“Si eres un organismo que tiene flexibilidad de dieta, cuando la sal escasea, puedes obtenerla fácilmente comiendo carne, ya que los animales básicamente son paquetes de sal ambulantes”.

A fin de determinar si la necesidad de sal influye en las opciones de dieta de los omnívoros, animales que se alimentan tanto de plantas como de carne, los investigadores recolectaron hormigas con este patrón alimenticio de 10 pares de sitios, haciendo coincidir las ubicaciones de los puntos de recolección en latitud pero a diferentes en distancia de la costa.

Los investigadores encontraron 39 casos en los que la misma especie de hormiga estaba presente tanto en la ubicación costera como en la más alejada del mar, lo que les permitió comparar las dietas de las hormigas en ambientes salados y entornos escasos en sal.

Ajustando la dieta

Los análisis químicos de las muestras recolectadas revelaron que en los lugares donde la sal era escasa, las hormigas tendían a ocupar una posición más alta en la cadena alimentaria.

Todos los animales, incluidas las hormigas, necesitan sal para mantener la actividad nerviosa y muscular de su cuerpo.

Esto significa que las hormigas con restricción de sal, se inclinaban a comer más carne o comían animales que se ubicaban en posiciones más altas en la cadena alimentaria, ambas estrategias orientadas a satisfacer los requerimientos de sal.

Esta es la razón por la que los gatos “cultivan” bacterias en su ano

En la mayoría de los pares de sitios donde se recolectaron las muestras, la ubicación costera era más salada y las hormigas costeras eran menos carnívoras. Sin embargo, hubo un par de ubicaciones donde el sitio alejado de la costa era mucho más salado, y en ese caso los patrones dietéticos de las hormigas se invirtieron, confirmando que las hormigas realmente ajustan sus dietas en respuesta a la sal.

Los autores del estudio señalan que hallazgos podrían tener grandes implicaciones para la estructura del ecosistema, especialmente si son verídicos para otros tipos de omnívoros.

Referencia: Towards a geography of omnivory: Omnivores increase carnivory when sodium is limiting. Journal of Animal Ecology, 2017. https://doi.org/10.1111/1365-2656.12754

Más en TekCrispy