Homo Naledi

De acuerdo a una publicación de Bloomberg, el boxeador Floyd Mayweather y el productor de música DJ Khaled han sido acusados de no revelar que los promotores de las Ofertas Iniciales de Monedas (ICOs) que han promovido les pagaron para ello. Esto los convierte en dos de las personalidades más importantes que han sido sancionadas por los reguladores financieros de Estados Unidos.

Sin embargo, la SEC ha manifestado que el boxeador ha violentado las leyes de valores, promocionando las ICOs a través de la red social Twitter, sin revelar que los partidarios de las mismas le habían pagado para ello. Y su compañero, Khaled, se encuentra en una situación muy similar.

A esto, ninguno de los dos ha admitido o negado los cargos que se les impugnan. Sin embargo, han acordado pagar una cantidad total de US$ 767,500. La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) informó que Mayweather ha acordado con la agencia, pagar más de US$ 600,000, según un comunicado del día jueves. Por su parte, Khaled, pagaría más de US$ 150,000.

A raíz de ello, la directora de coacción de la SEC, Stephanie Avakian, declaró que “estos casos resaltan la importancia de la divulgación total a los inversionistas”. En el comunicado, añade que:

“Sin información sobre los pagos, las promociones de ICO de Mayweather y Khaled pueden parecer imparciales, en lugar de endosos pagados”.

No está de demás recordar un comunicado de la SEC, publicado hace un año en el que se recalca que:

“Cualquier celebridad u otra persona que promueva una ficha o moneda virtual que sea una seguridad debe divulgar la naturaleza, el alcance y la cantidad de compensación recibida a cambio de la promoción”.

Ya en una nota anterior se había informado sobre la demanda que enfrentaban ambas celebridades, al ser acusados de una estafa de criptomonedas. Ambos habrían promovido la inversión en la ICO de Centra Tech, a través de algunos tweets. Sin embargo, la investigación realizada por la SEC reveló que la empresa tras dicha ICO operaba de manera ilegal, teniendo incluso ejecutivos ficticios.