La carrera espacial entre Estados Unidos y Rusia no es secreto para nadie, pues es una competencia que data desde la década de los sesenta. Desde el siglo pasado, ambas naciones ha tratado de imponerse con avances e investigaciones con un gran objetivo: conquistar la luna.

En un nuevo episodio de esta disputa, Rusia anunció esta semana que planea establecer una base lunar habitada por humanos –que es además su principal prioridad– para 2040. Por su parte, la NASA subió la apuesta diciendo que no solo tendría presencia frecuente de humanos en la Luna, sino que también estima lograrlo en poco menos de una década.

Destino: la luna

Mientras que la NASA no ha presentado una estrategia tan detallada como la de Roscosmos, la agencia rusa federal espacial, su contraparte soviética sí tiene una hoja de ruta bastante estructurada con la que planean colonizar la luna. En comunicado de prensa, la agencia expresó:

“El interés de la humanidad en la luna está asociada de manera primaria con el hecho de que las regiones únicas con condiciones favorables para la construcción de bases lunares se descubrieron en satélite. La implementación del programa lunar se realizará en varias etapas hasta 2040”.

Estas etapas de las que habla Roscosmos son tres fases que se dividen en el lanzamiento de una estación orbital lunar en 2025, una misión a la superficie lunar realizada por hombres entre 2030 y 2035. La estación lunar rusa se probará en la órbita circunterrestre durante la última etapa que se extenderá hasta 2040.

Subiendo la apuesta

Claro que en esta carrera la NASA no podía quedarse de brazos cruzados. Aunque ya se conoce que la estación espacial desea hacer del espacio un espacio para explotar el turismo con vuelos comerciales, Jim Bridenstine de la NASA, explicó que el plan de construir una base lunar en realidad es un trampolín para llegar a Marte.

La base lunar llevará por nombre ‘Gateway’ (o puerta, en español) y orbitará la luna. Será como un “módulo de comando reusable en el que podemos tener presencia orbitando la luna”. La idea es que estas personas puedan alunizar varias veces y lograrlo en diez años para probar la respuesta fisiológica humana “y luego irnos a Marte”.

¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para que veamos ambas realidades? Es cierto que las misiones por llevar nuevamente la presencia humana a la luna han fallado, pero los intereses de ambos países en los aparentes recursos que se esconden en el espacio van más allá de todo poder humano.