El Gobierno de Nueva Zelanda ha emitido una orden de bloqueo contra el gigante tecnológico Huawei, con el fin de evitar que la compañía china suministre componentes de hardware basados en la tecnología 5G. La noticia se produce en medio de las acusaciones de espionaje chino contra las principales firmas de tecnología del país asiático.

La compañía Spark Telecom, encargada de la construcción de la nueva red 5G, ha recibido la advertencia de parte de la Oficina de Seguridad del gobierno neozelandés para evitar el uso del hardware de Huawei. En este sentido, la compañía china afirmó en un comunicado que abordará cualquier inquietud relacionada con esta tecnología, agregando que ha cerrado más de 20 acuerdos para el despliegue de redes 5G con compañías de telecomunicaciones de todo el mundo.

Actualmente, Huawei no solo es el segundo fabricante de dispositivos de telecomunicaciones del mundo, sino que además posee un kit de desarrollo de hardware para redes móviles 5G que ofrece velocidades de descarga mucho más rápidas y mejoras en la conectividad móvil.

De esta forma, Nueva Zelanda se une a su vecino Australia, como dos países amigos de EE.UU, principal implicado en la guerra comercial con China, al prohibir la tecnología de Huawei por razones de seguridad nacional. En el caso de Nueva Zelanda, la decisión de solidarizarse con sus amigos occidentales podría tener un impacto negativo en la economía del país, debido a que China es el mayor socio comercial de la nación oceánica.

La respuesta de Pekín ante estas acciones no se han hecho esperar. Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, llamado Geng Shuang, afirmó que su gobierno veía el asunto con gran preocupación, al tiempo que agregó que la cooperación comercial entre ambas naciones ha sido históricamente beneficiosa. En este sentido, instó al Gobierno de Nueva Zelanda a crear las condiciones para favorecer la confianza entre ambos países y mantener la igualdad de condiciones comerciales.