Diversas investigaciones han demostrado que el hielo de la Antártida se ha ido derritiendo a una velocidad cada vez más rápida con el pasar de los años. Esto tiene dos posibles consecuencias, una medianamente positiva y otra que podría ser devastadora.

Específicamente, un estudio reciente sugiere que el deshielo en la Antártida podría retrasar el proceso de calentamiento de la atmósfera terrestre, otorgándonos unos 10 años de gracia adicionales. Sin embargo, se estima que esto podría significar que en los próximos 80 años, el nivel del mar podría aumentar más de un metro.

¿Cómo influyen los árboles jóvenes y antiguos en la lucha contra el cambio climático?

La Antártida se está derritiendo, lo que podría retrasar el calentamiento global

El hielo en la Antártida se ha ido derritiendo a una velocidad cada vez mayor. Esto, de acuerdo a un estudio reciente, podría retrasar el calentamiento atmosférico; no obstante, esta noticia no es tan buena como podría parecer. Al respecto, los expertos aseguran que si bien el derretimiento del hielo podría disminuir la temperatura de la atmósfera durante 10 años, esto podría acelerar el aumento del nivel del mar, afectando el clima.

Para concluir esto, un equipo de investigadores llevó a cabo una serie de modificaciones a uno de los modelos computacionales del clima más actualizados, incluyendo el fenómeno del derretimiento del hielo en la Antártida.

De esta manera, se observó que el aumento de las temperaturas globales alcanzaría los 2 grados centígrados en el año 2065, en lugar del año 2053, tal como se estipulaba anteriormente, sin tener en cuenta este factor. Esto significa que el derretimiento del hielo en la Antártida nos proporcionaría un periodo de gracia de aproximadamente 10 años respecto al aumento de las temperaturas atmosféricas.

Sin embargo, la situación puede ser peor de lo que parece, pues esto aceleraría el aumento del nivel del mar y, potencialmente, podría cambiar el clima. Adicionalmente, si bien el calentamiento atmosférico será más lento, todo el planeta Tierra continuará calentándose tal como ha venido haciéndolo. En este caso, el calor quedará atrapado en los océanos. Sobre esto, Ben Bronselaer, el investigador principal, plantea:

“El calentamiento atmosférico no será tan malo como se pensaba; no obstante, el aumento del nivel del mar será peor”.

Sin embargo, esto no es tan bueno como parece

Las especies nativas sufren las consecuencias del deshielo progresivo.

En resumen, el derretimiento de las capas de hielo en la Antártida podría desacelerar el proceso de calentamiento atmosférico. Aun así, esto no significa que se detendrá por completo el calentamiento global, pues el calor adicional quedará atrapado en los océanos. Más bien, este proceso tiene el potencial de acelerar el aumento del nivel del mal y cambiar el clima terrestre.

No cientos, sino miles de muertes ocurren en EE.UU. a causa del calor

Específicamente, los investigadores proponen que el derretimiento en la Antártida tiene el potencial de cambiar los patrones de precipitaciones terrestres. En este sentido, todo parece indicar que el cinturón de lluvia tropical se moverá con dirección hacia el Norte, aumentando la humedad en dicho hemisferio. A su vez, esto hará que el clima sea un poco más seco en el hemisferio Sur.

Finalmente, los investigadores enfatizan que si bien se retrasará el calentamiento, el planeta aún se está calentando, solo que ahora tenemos un periodo de gracia de más de 10 años. Para continuar la línea de investigación, los científicos seguirán actualizando los modelos climáticos, usando la información recabada de flotadores robóticos colocados en el Océano Austral.

Referencia: Change in future climate due to Antarctic meltwater, (2018). https://doi.org/10.1038/s41586-018-0712-z

Más en TekCrispy