Con el nacimiento de “Lulu” y “Nana” creció la noticia acerca de un grupo de investigación chino que usando la tecnología CRISPR logró editar los genes de unos embriones humanos.

Desde el lunes, el nacimiento de estas pequeñas gemelas ha revolucionado al mundo como lo conocemos, causando extensas controversias y dudas por parte de la opinión pública, así como de comunidades científicas chinas y a nivel global.

Uno de los científicos que forman parte del equipo de investigación, He Jiankui -profesor de la Southern University of Science and Technology en Shenzhen- afirmó en un video publicado en YouTube que la tecnología CRISPR-Cas9 había sido utilizada para editar los genes de unos embriones, para que de esa manera fueran resistentes al virus del VIH.

A su vez, en el video – que podrás conocer luego de estas líneas – el científico reconoció que estos embriones se han llegado a convertir en dos bebés sanas: “vinieron al mundo llorando tan sanas como cualquier otro bebé hace unas semanas”.

En el video que fue publicado por Jiankui con motivo de justificar su decisión de modificar genéticamente a esos embriones, sin tener ningún tipo de respaldo institucional, también hace referencia a la existencia de otra mujer embarazada de la misma manera.

Aun cuando sus afirmaciones no han sido verificadas ni revisadas, es importante destacar que la edición de los genes de aquellos embriones destinados al embarazo está prohibida en muchos lugares, como los Estados Unidos, mientras que en sitios como el Reino Unido solo está permitida para fines experimentales, con una estricta aprobación reguladora.

China ha sido la primera afectada

No resulta desconocido el nivel de inversión, de China, en el área de la tecnología de edición de genes, ya que hasta el propio gobierno ha llegado a financiar investigaciones como el primer uso de CRISPR-Cas9 en humanos (2016) y el primer uso de esta tecnología para modificar embriones humanos no viables (2015), sin embargo en esa oportunidad, el proceso fue notificado.

En una declaración emitida a través de Sina Weibo, el equivalente de Twitter en ese país, más de 120 científicos chino condenaron la investigación sobre la edición del genoma humano. Comentan que estas investigaciones en humanos no son más que una falta de ética y responsabilidad, ya que, nadie puede predecir qué tipo de impacto ocasionarán las alteraciones, y agregaron que esta decisión tomada por Jiankui representa un “gran golpe” para el avance de las investigaciones biomédicas en China. “Es extremadamente injusto para un científico chino que es diligente, innovador y defiende la línea de fondo de la ética científica”.

Secuelas del nacimiento de “Lulu” y “Nana” 

Hasta ahora se conoce que las gemelas nacieron sanas y fuertes, sin embargo, así como lo describe el director del Centro de Ética Práctica de Oxford, Julian Savulescu, estas investigaciones resultan ser una “ruleta genética rusa”.

Nada asegura que la alteración realizado por el profesos chino no resulte en complicaciones futuras para las bebés, ya que por sí sola la edición de genes es experimental, y, aún se encuentra asociada a ciertas mutaciones que pueden ser capaces de generar complicaciones, como el desarrollo de cáncer.

Sin embargo, Global Times, publicó un artículo donde pareciera que una parte del público chino se encuentra a favor de lo ocurrido. En una encuesta online realizada por la Universidad Sun Yat-Sen en Guangzhou más de dos tercios de las personas encuestadas, de las cuales una parte padecía de VIH, apoyaron la edición genética en el tratamiento de enfermedades.