Muchas personas se ufanan de tener miles de amigos en sus redes sociales. Sin embargo, ¿se han puesto a pensar cuántas de estas personas pueden considerarse como amistades verdaderas? Al respecto, de acuerdo a una investigación reciente, si no existieran las redes sociales, las personas a penas pudiesen tener un máximo de 150 amigos.

De hecho, diversos estudios han demostrado que las comunidades humanas, bien sea en entornos laborales o en grupos étnicos, funcionan mejor cuando los grupos no superan la cifra de 150 personas. Tal como veremos más adelante, tener amistades implica una importante inversión de recursos de los cuales, los seres humanos tenemos capacidades limitadas.

En realidad, solo podemos tener 150 amigos verdaderos

El ser humano es una especie social. En este sentido, se ha demostrado cómo la soledad puede afectar gravemente nuestra salud, llegando incluso a aumentar nuestras probabilidades de morir de forma prematura. Por tanto, la mayoría de las personas se esfuerzan arduamente por mantener la compañía de sus seres queridos.

Con la popularización de las redes sociales, esta necesidad de socialización se ha explotado al máximo. Así, podemos ver que las personas comparten sus redes con miles de personas a las que llaman sus amigos. No obstante, la ciencia ha demostrado que el número máximo de personas a las que podemos llamar realmente nuestros amigos, es de 150 individuos.

En este sentido, debemos comprender que existen distintos niveles de intimidad con aquellas personas que llamamos amigos. Para delimitarlo, es posible hablar de amigos al referirse a aquellas personas que quisiéramos que asistieran a un evento importante del cual somos anfitriones.

Entonces, podría decirse que de ese total de 150 amigos, 50 personas pertenecen a un nivel medio de intimidad, mientras que tan solo confiaríamos en 15 para recibir apoyo emocional. Por su parte, solo tenemos cinco amigos que realmente entran dentro de nuestro círculo de mayor intimidad. El resto, tan solo son personas conocidas.

Por su parte, esas miles de personas que tenemos en las redes sociales solo pueden llamarse amigos porque es el nombre que reciben en estas comunidades virtuales. En este sentido, son relaciones que, en realidad, carecen de sustancia, pues rara vez mantenemos un contacto significativo con estas personas.

¿Por qué tan solo 150 amigos?

La amistad debe ser cultivada con tiempo y dedicación.

Este fenómeno no es algo que se restringe a la hora de entablar y mantener amistades. En diferentes comunidades humanas, dentro de las que se incluyen entornos de trabajo y grupos étnicos, se ha observado que cuando los grupos no superan las 150 personas, el funcionamiento tiende a ser mucho más óptimo.

Por ejemplo, el fundador de una empresa de indumentaria impermeable, llamada GORE-TEX, descubrió que sus fábricas funcionaban de forma más óptima con 150 empleados. Cuando se superaba esta cifra, el desempeño de los trabajadores era deficiente. En la misma línea, se ha observado que algunas comunidades, como las tribus de nativos americanos y las aldeas Amish, no suelen superar los 150 miembros.

En este sentido, si bien gracias a las redes sociales ha aumentado nuestra capacidad de conectarnos con los demás, aún como seres humanos no tenemos los recursos necesarios para mantener una verdadera amistad con más de 150 personas. Así, mantener una amistad real requiere de recursos limitados: tiempo y capacidades mentales.

La amistad depende de recursos limitados

Específicamente, para alcanzar niveles de intimidad con las personas a las que llamamos amigos, debemos guardar en nuestra memoria información sobre ellas. Sin embargo, nuestras capacidades de memoria son limitadas; nos resulta imposible guardar información de las miles y miles de personas a las que estamos expuestos constantemente. Igualmente, consolidar y mantener una amistad requiere de tiempo, solo así nos podemos acercar a las personas.

No obstante, el día tiene tan solo 24 horas y no podemos dedicar cada uno de nuestros minutos a pasar tiempo de calidad con todas las personas con las que conocemos. En este sentido, tenemos una capacidad limitada para mantener amistades.

No obstante, esto no tiene por qué ser tan triste como puede parecer; en lugar de tratar de ser amigos de todos, que resulta imposible, la idea es dedicar tiempo de calidad con aquellas personas que realmente son significativas en nuestras vidas, demostrándoles nuestro aprecio y lo valiosas que resultan en nuestra vida.

Referencias:

  1. Modeling Users’ Activity on Twitter Networks: Validation of Dunbar’s Number. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0022656
  2. Dunbar’s Number: Group Size and Brain Physiology in Humans Reexamined. https://doi.org/10.1111/j.1548-1433.2011.01369.x
  3. Are Our Online “Friends” Really Friends?. http://doi.ieeecomputersociety.org/10.1109/MC.2012.5