Recientemente, un equipo de Geólogos adscritos a la Universidad Rice, han descubierto pruebas que sugieren que hace millones de años el eje de la Tierra se encontraba en un lugar distinto al que conocemos actualmente, dándole a los polos terrestres una ubicación distinta a la conocida en la actualidad. Este fenómeno es llamado desplazamiento polar.

En este sentido, todo parece indicar que el desplazamiento ocurrió hace unos 12 millones de años aproximadamente, contribuyendo al inicio de la última gran era del hielo, hace 3,2 millones de años.

Se tienen evidencias de cambios en la ubicación de los polos terrestres

El eje de la Tierra es un eje invisible alrededor del cual gira nuestro planeta. Este eje siempre ha permanecido en la misma relación con la posición del Sol, dándole al planeta su característica inclinación axial. Sin embargo, los lugares donde el eje emerge de la superficie de la Tierra, es decir, los polos Norte y Sur, no han sido estables a lo largo de toda la historia.

Más bien, se han observado cambios en los polos que han ocurrido progresivamente a lo largo de la historia de nuestro planeta. En pocas palabras, los verdaderos polos han estado en distintos lugares en momentos diferentes de la historia.

Al respecto, un equipo de investigadores sugiere que se tienen evidencias que sugieren que hace millones de años el eje terrestre se encontraba en una ubicación distinta a la actual, favoreciendo el inicio de una era glacial. Específicamente, las evidencias se basan en dos aspectos importantes: las rutas de los puntos de acceso en lugares como Hawái, así como también los sedimentos y campos magnéticos del fondo marino.

Cambios en la ubicación de los puntos de acceso

Debajo de la corteza exterior del planeta, hay roca fundida sobre la que flotan las placas tectónicas que conforman los continentes y el fondo oceánico. No obstante, en ciertas localidades, el magma puede llegar a la superficie de la corteza; esto es lo que se conoce como puntos de acceso.

Así, tal como las placas tectónicas, los puntos de acceso se mueven en relación con el núcleo terrestre, dejando una ruta marcada a su paso. Los geólogos pueden analizar estas rutas para estudiar los movimientos de los puntos de acceso con el tiempo.

Sobre la base de esto, los investigadores analizaron las rutas y las ubicaciones de los puntos de acceso de todo el planeta, evidenciando los movimientos del eje terrestre. En este sentido, tras analizar las mencionadas rutas de acceso, se descubrió que hace miles de años, los polos terrestres estaban en un lugar distinto al actual.

Ubicación del ecuador y de los campos magnéticos

En la misma línea, los investigadores encontraron modificaciones en el ecuador evidenciadas en el registro geológico, que apuntan a un cambio en el eje de la Tierra. Estos cambios pueden determinarse al tener en cuenta las fuerzas de Coriolis, resultantes del giro del planeta que produce vientos que empujan las aguas oceánicas hacia el Norte en el Hemisferio Norte, y hacia el Sur en el Hemisferio Sur. A partir de ello se produce un déficit de aguas superficiales a lo largo del ecuador en el océano.

Así, hay una mayor cantidad de nutrientes, por lo que se produce una gran abundancia de plancton y otras criaturas que habitan en estas aguas. Posteriormente, cuando estos organismos mueren, sus cuerpos se depositan en forma de sedimento en el fondo marino, dejando rastros de la ubicación del ecuador.

En este sentido, al analizar los sedimentos, los investigadores obtuvieron pistas de la ubicación del ecuador, demostrando que hace millones de años el ecuador cambio de localización. Esto solo puede ocurrir si los polos de la Tierra se mueven; es decir, si cambia el eje de giro del planeta. Asimismo, se analizaron los polos magnéticos en el fondo marino, a fin de determinar los cambios en la ubicación de los polos geográficos durante los últimos 50 millones de años.

El cambio en los polos pudo haber contribuido a la última gran Era del Hielo

Aquí podemos observar una comparación de las distintas localizaciones de los polos terrestres en distintas etapas de la historia. Créditos: Wikimedia Commons.

Tras llevar a cabo el estudio, los investigadores descubrieron que en el pasado, hace unos 48 o 12 millones de años atrás en la historia, el eje de la Tierra y, por tanto, los polos Norte y Sur, tenían una ubicación distinta a la actual. Específicamente, el Polo Norte se encontraba cerca de la ubicación actual de Groenlandia, mientras que el Polo Sur se habría desplazado de forma semejante hacia el oeste.

Así, hace unos 12 millones de años, los polos se movieron hasta localizarse donde se encuentran actualmente. Es lo que se conoce como desplazamiento polar. En esta línea, los investigadores sugieren que este cambio pudo haber afectado el clima terrestre. En particular, al trasladarse Groenlandia al círculo ártico, pudo haberse afectado la acumulación de hielo, contribuyendo a la última gran Era Glacial, hace unos 3,2 millones de años.

Sin embargo, los investigadores aseguran que se requieren otros estudios a fin de determinar la influencia de estos cambios sobre los fenómenos climáticos; adicionalmente, esto podría ayudar a comprender el clima de la actualidad.

Referencia: Paleolatitude of the Hawaiian Hot Spot Since 48 Ma: Evidence for a Mid‐Cenozoic True Polar Stillstand Followed by Late Cenozoic True Polar Wander Coincident With Northern Hemisphere Glaciation, (2018). https://doi.org/10.1029/2018GL080787

Más en TekCrispy