El día de hoy un grupo de trabajadores de Google emitió una carta donde le exige a su empleador que finalice su proyecto bautizado, como Dragonfly, una versión “censurada” de un buscador para el mercado chino.

Dragonfly es un proyecto que desde sus inicios ha causado grandes revuelos debido a cómo se presenta, y es que se ha rumorado que esta versión, que se está creando desde el año pasado, incluirá una lista negra donde se filtran todos los sitios web bloqueados por China, incluyendo Wikipedia y BBC News.

Una medida de presión

Inicialmente, solo once empleados de Google habían firmado esta carta, sin embargo, este número se incrementó significativamente luego de su publicación obteniendo más de 90 firmas adicionales a solo horas después de su publicación.

Un precedente que podría cambiar el futuro

Según menciona la fuente, los empleados se encuentran preocupados, ya que para ellos la puesta en marcha de este proyecto podría abrir las puertas a más peticiones con este tipo de censuras donde la firma de Mountain View no podrá negarse.

Establecería un precedente peligroso en un momento político inestable, uno que haría más difícil para Google negar a otros países concesiones similares en torno a la censura.

Un empleado de Google menciona que muchos de sus compañeros aceptaron el puesto en esta prestigiosa empresa, debido a que para ellos la firma colocaba los valores por encima de las ganancias.

Sin embargo, muchos se han sentido decepcionados, ya que la firma ha mostrado una total falta de ética en varias situaciones, entre las que destaca el proyecto Maven, el apoyo a los abusadores y ahora Dragonfly. Por lo que los empleados han decidido tomar una posición firme en contra de este último.

Muchos de nosotros aceptamos un empleo en Google teniendo en cuenta los valores de la compañía, incluida su posición anterior sobre la censura y la vigilancia de China, y el entendimiento de que Google era una empresa dispuesta a colocar sus valores por encima de sus ganancias. Después de un año de decepciones, como Project Maven, Dragonfly y el apoyo de Google para los abusadores, ya no creemos que este sea el caso. Es por eso que estamos tomando una posición.

En esta carta los empleados mencionan que se unen a grupos como, Amnistía Internacional y otras organizaciones internacionales de derechos humanos con la finalidad de denunciar este tipo de proyectos que pueden atentar contra la libertad de los ciudadanos.

Cabe destacar, que los empleados mencionan que esta medida no es en contra del gobierno chino, sino que va en contra del uso de la tecnología para “oprimir a los más vulnerables”.

Nuestra oposición a Dragonfly no tiene que ver con China: nos oponemos a las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los vulnerables, dondequiera que estén.

Una medida que se suma a la tomada por el gobierno de EE.UU, quienes también solicitaron a Google abandonar el proyecto.