El agua cubre la mayor parte de la superficie del planeta y es necesaria para la supervivencia de toda la vida en la Tierra; por lo tanto, la comprensión del ciclo global del agua es sumamente importante.

En este sentido, un estudio de la estructura del fondo de la fosa Mariana, el lugar más profundo del planeta, ayudó a los geólogos a calcular la cantidad aproximada de agua en las entrañas de la Tierra y descubrir que es aproximadamente tres veces más de lo que se pensaba anteriormente.

¿Cómo influye el agujero en la capa de ozono en el cambio climático?

Agua en las entrañas de la Tierra

Se sabe que hay vastas cantidades de agua encerradas dentro de la Tierra. Investigaciones previas indican que la cantidad de agua en el manto del planeta es equivalente a la sumatoria de todos los océanos de la superficie terrestre.

El agua absorbida bajo la corteza regresa a la superficie, la mayoría de las veces como parte de erupciones volcánicas.

En términos básicos, el ciclo global del agua consiste en que, después de ser arrastrada hacia las entrañas del planeta, el agua finalmente se expulsa como vapor de agua durante erupciones volcánicas.

Cuando el agua corre hacia la corteza terrestre a lo largo de las fallas, queda atrapada. A ciertas temperaturas y presiones, las reacciones químicas provocan que el agua líquida se convierta en “rocas húmedas”, un mineral hidratado que luego forma parte de la placa tectónica y se adentra en la corteza terrestre.

Este proceso, conocido como subducción, es la única forma en que el agua puede penetrar debajo de la corteza y el manto. Sin embargo, la compresión de los mecanismos involucrados, así como las cantidades de agua que se movilizan en esa acción, es bastante limitada.

Con esto en mente, investigadores de la Universidad de Washington en San Louis, han estudiado la subducción de agua en la Fosa Mariana en el océano Pacífico, estableciendo cuánta agua se está arrastrando hacia el interior de la Tierra a través del proceso de subducción en este punto.

Construyendo una imagen

Para hacerlo, los investigadores recolectaron datos de 19 sismógrafos situados alrededor de la fosa, y por un año, realizaron un seguimiento de todo, desde el ruido ambiental hasta los terremotos submarinos.

El proceso de subducción, es la única forma en que el agua puede penetrar debajo de la corteza y el manto terrestre.

La velocidad a la que viajan las ondas sísmicas indica cuánta agua podrían contener las rocas, y con la información recopilada, los investigadores pudieron construir una imagen del tipo de rocas que se encuentran hasta 32 kilómetros debajo del fondo marino.

Los datos mostraron que la cantidad de agua contenida en las rocas era mucho mayor de lo que se pensaba inicialmente, hasta cuatro veces las estimaciones anteriores.

Si estos hallazgos son extrapolados a las zonas de subducción de todo el mundo, significa que el interior de la Tierra está absorbiendo aproximadamente tres veces más agua de lo que se estimaba.

Esto plantea algunas preguntas. El agua absorbida bajo la corteza debería volver a la superficie, la mayoría de las veces como parte de erupciones volcánicas.

Dunas de arena marcianas se comportan de manera diferente a las terrestres

Pero según estas nuevas estimaciones, la cantidad de agua absorbida supera vastamente la cantidad de agua que es emitida por los volcanes, y como explican los investigadores, el volumen de agua de los océanos ha permanecido estable en los últimos 550 millones de años, por lo tanto, no falta agua en los océanos.

Estas discrepancias revelan que los científicos se han perdido algo en sus modelos y que, a pesar de los esfuerzos realizados, seguimos sin comprender completamente cómo se mueve el agua a través de las partes internas de nuestro planeta.

Referencia: Water input into the Mariana subduction zone estimated from ocean-bottom seismic data. Nature, 2018. https://doi.org/10.1038/s41586-018-0655-4

Más en TekCrispy