Desde que recaudaron alrededor de 6 millones de dólares en su Initial Coin Offering (ICO), SpankChain se ha diferenciado de la competencia al proveer una plataforma que ya cuenta con miles de usuarios.

En este sentido, los más de 6,000 usuarios de la plataforma de entretenimiento para adultos han pagado US$ 72,422 en criptomonedas a 31 modelos de cámara web desde el lanzamiento del sitio en abril.

Por eso, algunas trabajadoras confirman que generan mucho más dinero en SpankChain que en cualquier otra plataforma pornográfica.

Molly Mae Meow, una modelo erótica que ha estado trabajando en el rubro por más de 6 años, confirmó que ha hecho mucho más dinero en SpankChain, que sólo cobra el 5% de sus ganancias en comparación al 50% acostumbrado en la industria.

“Era un poco escéptica con esto al principio, pero ahora amo las criptomonedas,” comentó la modelo.

Además, los rumores de los altos pagos de SpankChain se han esparcido con rapidez, lo que ha llevado a más de 20 nuevas “camgirls” a registrarse como trabajadoras semanalmente en la plataforma.

Al hablar sobre los tokens de SpankChain, o el hecho de bloquearlos y ofrecer recompensas para permitir que estos tokens potencien la red ofreciéndole a las modelos controlar algo parecido a acciones, Mae Meow dijo:

“Darles a las modelos tanto poder sobre el sitio web puede ser muy beneficioso. No sólo trabajas con el sitio web, sino que todos en el sitio web también trabajan para ti.”

Evidentemente, esto genera la controversia sobre si SpankChain funciona como un valor no registrado bajo las leyes norteamericanas y, en consecuencia, puede enfrentarse a riesgos regulatorios.

Sin embargo, aún es muy temprano para determinar qué clasificación legal podrán tener los tokens, debido a que los reguladores norteamericanos aún están dándole forma al marco regulatorio que compete a los emisores de tokens que consideran sus activos como “tokens de valores”.