El organismo regulador de los medios de comunicación de Rusia, Roskomnadzor, ha anunciado cargos administrativos contra el gigante tecnológico Google por incumplir una ley donde se exige que los motores de búsqueda en Internet eliminen sitios web censurados por el Kremlin.

Según la prensa local, Google se ha negado a colaborar con las autoridades, evitando conectarse con la plataforma de información federal en la que se mencionan dichos sitios web. En caso de que la compañía sea declarada culpable de las acusaciones, tendría que pagar una multa que asciende a los 700,000 rublos (US$ 10,450). La decisión correspondiente a este caso será anunciada en diciembre.

Un informe de Reuters ha sugerido que Roskomnadzor no llevará el caso a los tribunales, lo que quiere decir que la decisión será tomada desde el propio organismo a puerta cerrada. En Rusia, esta agencia estatal cuenta con el poder para imponer multas sin obtener antes una orden judicial, lo que quiere decir que seguramente la multa contra Google se haga efectiva en las próximas semanas.

Nueva extensión de Google Chrome te notificará si tus datos están comprometidos

Sin embargo, más allá de la imposición de multas o del bloqueo de servicios que se oponen a la censura en Internet, Rusia no tiene más alternativas para hacer que los gigantes tecnológicos se rindan a sus designios.

En todo caso, fuentes familiarizadas con el caso han dicho a Reuters que Rusia tiene planes de imponer multas más severas a las compañías que incumplan sus leyes de contenido en Internet. Estas multas tendrían montos equivalentes al 1 por ciento del total de ganancias de estas compañías en Rusia.

Durante los últimos años, el gobierno de Vladimir Putin ha aprobado leyes más estrictas para los contenidos en línea, que además de la censura, han exigido a las apps de mensajería compartir sus claves de cifrado para acceder a las conversaciones privadas de los usuarios. Así ocurrió con el bloqueo de Telegram, y podría ocurrir con redes sociales como Facebook.

Más en TekCrispy