El pasado mes de agosto, el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, emitió su posición en torno a la posibilidad de que las compañías tecnológicas paguen impuestos por el uso de su infraestructura. Luego, el Instituto Federal de Telecomunicaciones del país, adscrito al gobierno, afirmó que el cobro de impuestos para las plataformas de streaming era algo posible en México, y que las leyes respaldarían esta medida.

A pesar de que durante los últimos meses el debate sobre este tema dejó de ser interesante para los medios, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), afirmó que las plataformas de streaming como Netflix y Amazon Prime Video debían pagar impuestos en el país.

Según la prensa local, Ernesto Contreras, presidente de la AMACC, afirmó que las OTT (plataformas de servicios digitales en Internet) debían pagar tributo para que posteriormente los fondos sean utilizados para optimizar las plataformas de producción cinematográfica nacional. En este sentido, aseguró:

Las OTT deberán contemplar una cuota de producción nacional e independiente; transparentar y uniformar los criterios utilizados por los algoritmos de dichas plataformas, para que el cine nacional e independiente sea accesible, en igualdad de condiciones, para las audiencias nacionales.

Contreras sugirió que se debía establecer un incentivo fiscal para las plataformas que muestren al menos un 35 por ciento de las producciones cinematográficas mexicanas. Asimismo, exigió que se revise el porcentaje de distribución de las ganancias obtenidas en las taquillas de los cines, con el objetivo de contrarrestar las pérdidas que sufre el mercado nacional a causa del éxito en taquilla de las producciones de EE.UU.

En caso de que la petición sea atendida por instancias gubernamentales mayores, no solo Netflix y Amazon Prime video se verían afectadas por la medida, sino que los usuarios podrían pagar precios más altos por concepto de suscripción a estos servicios.

La petición de Contreras con respecto a priorizar el mercado de producciones cinematográficas mexicanas ya se cumple tanto en Netflix como en Amazon Prime Video, las cuales realizan producciones en territorio azteca y poseen una gran cantidad de contenido enfocado en este mercado.