El día de hoy, informamos sobre el hito de un grupo de científicos chinos de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur (SUST), en Shenzhen, China, quienes modificaron el genoma de algunos embriones humanos para hacerles inmunes al SIDA y otras patologías peligrosas. A pesar de la modificación se había realizado anteriormente, es la primera vez que los embriones fueron implantados, logrando que el embarazo llegara a feliz término.

Sin embargo, un logro como este no podía escapar de cuestionamientos éticos. Según un informe de MIT Technology Review, He Jiankui, científico chino que dirigió este estudio, ahora enfrenta una investigación por parte de la Junta de Expertos de Ética Médica de la Ciudad de Shenzhen para determinar si infringió las normativas chinas al crear riesgos injustificados para lograr sus ‘cuestionables’ objetivos.

A través de un comunicado, la junta afirmó que la investigación representa una violación a las regulaciones académicas y éticas de China, al tiempo que aseguró que todos los investigadores implicados en el experimento quedaban suspendidos laboralmente de la universidad.

SpaceX revela la causa del incendio del Crew Dragon en abril

Por su parte, el presidente de SUST ha convocado una reunión con Jiankui y sus colegas involucrados en la investigación, alegando igualmente que la misma viola las regulaciones éticas y académicas del país. En este sentido, las autoridades rectoras de la institución afirman que el estudio no pertenece a SUST ya que no se realizó en las instalaciones de la universidad.

Además, un grupo de 122 científicos e investigadores chinos emitieron un comunicado donde condenaron el estudio y exigieron a las autoridades establecer un marco legal para el sector de la edición genética.

Asimismo, afirmaron que el logro de Jiankui atenta contra los científicos honestos que trabajan para mantenerse apegados a las prácticas éticas inherentes a la manipulación genética. En respuesta a las acusaciones de parte de las autoridades médicas, el investigador afirmó que entiende el carácter controvertido de su trabajo, pero está dispuesto a asumir las consecuencias por las familias que necesitan esta tecnología.

Más en TekCrispy