Brendan Eich, creador del navegador Brave y ex director ejecutivo de Mozilla, admitió que las medidas contra fraudes hacen que Brave, y su token BAT, sean “semi-centralizadas“.

Las nuevas medidas tomadas por el equipo de Brave ha generado controversia dentro de la comunidad de las criptomonedas. Muchos no están de acuerdo con la manera en que Brave manejará los casos de fraude, por el temor a que sus tokens BAT puedan ser sustraídos por una autoridad central.

Eich explica que, como hay ganancias reales en juego, se deben hacer consideraciones especiales para garantizar que los tokens terminen en manos de los productores de contenido legítimos, y no en esquemas fraudulentos.

En este sentido, tajo a colación el caso de algunas cuentas de YouTube con “dos videos que solo tienen cien visitas (o mucho menos) cada uno“, que, sin embargo, están recibiendo donaciones por parte de Brave. Lo que describe como un caso obvio de estafadores que se hacen pasar por creadores de contenido para robar ingresos.

Estas medidas implicarían que las donaciones de algunos usuarios se veann retenidas hasta por 90 días. Incluso, si Brave considera que son fraudulentas, pueden llegar a confiscarlas. Esto provocó que muchos miembros de la comunidad de las criptomonedas acusaran a Brave de usar los fraudes como una excusa para centralizar la plataforma, y asignar la etiqueta de “creador de contenido” de manera arbitraria.

Respecto a las críticas, Eich admitió que estas medidas hacen que Brave (y BAT) sean “semi-centralizadas”. Sin embargo, aseguró que “descentralizaremos gran parte de la plataforma BAT a lo largo del tiempo, pero como describe nuestra hoja de ruta, no todas al mismo tiempo. Eso no es ni escalable ni anónimo en las cadenas de bloques principales de hoy”.

También, Eich agregó que van a agregar opciones peer-to-peer en 2019, “aunque no es algo que demanden con la mayoría de los creadores. Me doy cuenta de que esto es una herejía maximalista.”