Abundan los testimonios de personas que cocinan, deambulan al aire libre e incluso conducen mientras están dormidos; este fenómeno se conoce como sonambulismo, un trastorno del sueño que afecta hasta al 15 por ciento de la población.

Es posible que hayas escuchado que no es seguro despertar a alguien que está activamente caminando dormido, ya que existe la popular creencia que podría ser peligroso, y aunque detrás de ese pensamiento hay cierta razón, ese no siempre es el caso.

En ocasiones es esencial hacerlo

La historia se origina en la antigua y excéntrica creencia de que el alma de una persona abandona el cuerpo mientras duerme, en consecuencia, despertar a un sonámbulo condenaría a esa persona a vagar sin alma para siempre. Sin embargo, la ciencia ha desmitificado fehacientemente ese pensamiento.

Si bien intentar despertar a una persona sonámbula no es necesariamente malo, puede resultar ser difícil y riesgoso, pues se sabe de casos en que los sonámbulos atacan a quienes intentan despertarlos.

El sonambulismo tiene una mayor prevalencia en la población infantil.

En cuanto a si se puede despertar a un sonámbulo, sería más preciso cuestionar en cómo se debe despertar a una persona que atraviesa un episodio de sonambulismo, ya que en muchas ocasiones es esencial hacerlo.

Debido a que no controlan sus acciones, las personas sonámbulas a las que se les permite deambular libremente probablemente se lastimen a sí mismas, e incluso podrían inconscientemente lastimar a otras personas.

Por lo tanto, despertar adecuadamente a un sonámbulo puede ayudar a mantener a la persona sonámbula, y a otros, a salvo.

Con cautela y precaución

La principal recomendación es, en la medida de lo posible, ayudar al sonámbulo a regresar a su cama sin despertarlo. Los especialistas recomiendan que se debe evitar tocar demasiado a la persona sonámbula; basta con guiarla suavemente en dirección a su cama y caminar cerca de la persona hasta que finalmente se recueste en su lecho.

Si esto no funciona, se sugiere, desde una distancia segura, hacer ruidos fuertes y agudos para despertar a la persona. Esto probablemente asustará al sonámbulo, pero es mejor que sacudirla a corta distancia, ya que eso podría hacer que se sienta amenazada y tenga una reacción violenta.

Las personas que se despiertan de un episodio de sonambulismo con frecuencia se sienten confundidas, desorientadas y asustadas, por lo que se debe estar atento y, una vez que la persona realmente se ha despertado, explicarle que ha estado caminando dormida.

Referencia: Prevalence of Sleepwalking: A Systematic Review and Meta-Analysis. Plos One, 2016. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0164769