El gigante tecnológico Samsung ha pedido formalmente disculpas a los trabajadores de la compañía que desarrollaron cáncer en las instalaciones de sus fábricas de hardware para ordenadores.

El anuncio se produce luego de una disputa legal de más de 10 años de duración, en la que el fabricante surcoreano finalmente acordó con un grupo de representantes de los trabajadores afectados ceder ante sus términos de compensación. En este sentido, la disculpa pública de Samsung formaba parte del acuerdo.

El director del negocio de semiconductores de la compañía, Kim Ki-nam, afirmó en el evento donde se firmó el acuerdo con el grupo de defensa:

Nos disculpamos sinceramente con los trabajadores que sufrieron enfermedades y sus familias. No hemos manejado adecuadamente los riesgos de salud en nuestras fábricas de semiconductores y LCD (…) Nuestro esfuerzo fue insuficiente para comprender mejor el dolor que sufrieron los trabajadores y sus familias.

Los representantes del grupo de defensa de los trabajadores revelaron que al menos 320 empleados de Samsung desarrollaron enfermedades tras haber estado expuestos a sustancias químicas tóxicas en las instalaciones de fabricación de chips. Según los activistas, como consecuencia de este hecho, 118 trabajadores han muerto.

Tesla demanda a la startup Zoox por robo de secretos comerciales

Desde el año 1984, una gran cantidad de empleados de Samsung han denunciado las enfermedades que se propagan entre sus compañeros de trabajo, que incluyen además abortos espontáneos dentro de las instalaciones y patologías congénitas de las cuales han sido víctimas los hijos de los trabajadores.

El grupo de defensa incluso ha buscado protección de parte del Gobierno de Corea del Sur, sin embargo, pocos han obtenido resultados positivos de sus batallas legales, ya que la mitad de los reclamos fueron rechazados en el pasado y el resto permanece en análisis. Por su parte, Samsung acordó pagar 150 millones de won (US$ 132,6 mil aproximadamente) a todos los trabajadores afectados por las enfermedades.

La disputa legal entre los trabajadores y Samsung se intensificó luego de que Hwang Sang-gi, padre de una empleada de Samsung que murió de leucemia a los 23 años, se negó a aceptar un acuerdo con la compañía. Esta noticia impulsó una lucha más amplia donde los trabajadores responsabilizaron a Samsung y al gobierno surcoreano por la falta de seguridad en las fábricas de fabricación de chips.

Más en TekCrispy