Al estudiar el origen de los materiales presentes en la superficie del planeta Tierra, como la arena, la tierra y el barro, los científicos llegaron a una sorprendente conclusión. Específicamente, tras analizar el elemento primordial que compone la mayoría de los materiales terrestres, un equipo de investigadores desarrolló inferencias sobre qué ocurriría si nuestro Sol explota.

En líneas generales, el silicio, o dióxido de silicio (SiO2), es el elemento más accesible en la superficie terrestre, siendo el componente principal de la mayoría de los elementos presentes en el planeta. Este elemento ha dado pistas respecto a lo que podría ocurrir si la principal estrella del sistema solar, explota.

Componente con el que se fabrica el vidrio proviene de supernovas

El silicio se origina de la explosión de estrellas como el Sol

El silicio es el componente principal de muchos elementos en la superficie terrestre, como la arena.

Hasta el momento, los científicos no tenían total seguridad respecto al origen de la mayoría de los materiales presentes en el planeta Tierra. No obstante, los resultados de una investigación reciente arrojan pistas sobre esto y, al mismo tiempo, permiten realizar inferencias respecto a qué es lo que pasaría si el sol explota.

Como se mencionó en párrafos anteriores, el dióxido de silicio es el elemento más abundante en la capa exterior del planeta Tierra. De hecho, según estimaciones de la NASA, constituye la mayor parte de la corteza terrestre, con un 60% en total.

Así, el silicio es el principal componente de la arena, la tierra y el barro. En la misma línea, forma parte de la composición de las piedras areniscas y el cuarzo, además de ser un elemento de suma importancia en la composición del feldespato, una especie de rocas sumamente comunes.

También, es un componente principal del granito y los seres humanos mezclan el silicio en cemento, además de derretirlo para hacer vidrio. Aún más, de acuerdo a los investigadores, el dióxido de silicio es una de las moléculas más comunes en todo el universo. En este sentido, los investigadores han logrado rastrear el origen de este elemento.

Siguiendo los resultados de una investigación reciente, el silicio tiene su origen en supernovas que destruyeron por completo un tipo de estrellas denominadas AGB. Esta categoría se reserva para estrellas que tienen cualidades similares a las de nuestro sol. Específicamente, una supernova es una explosión estelar que se manifiesta notablemente en lugares del universo en los que en el pasado no se había detectado nada. Esto quiere decir que el dióxido de silicio se origina en explosiones de estrellas de gran tamaño.

Si el Sol explota, se generaría una nube de silicio de proporciones épicas

El silicio tiene su origen en las supernovas de estrellas AGB.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron la composición de dos nubes de materia resultantes de las supernovas AGB Cassiopeia A y G54.1 + 0.3. Así, al estudiar la composición química de estas nubes a partir de las longitudes de onda de luz emitidas por estos objetos, se descubrió que estaban compuestas por silicio.

El sol se convertirá en una joya cósmica gigante una vez que muera

Sin embargo, en un primer momento, la luz de estas nubes no coincidía con el patrón esperado para los granos de dióxido de silicio; así, luego de realizar los ajustes pertinentes, se descubrió que estos granos no tenían una forma esférica como se esperaba, sino que tenían una forma similar a la de un balón de fútbol americano.

Aún así, las nubes estaban conformadas por silicio. A partir de ello, los investigadores concluyen que cuando las estrellas como el Sol explotan, se produce una enorme masa de silicio en el universo. Esto quiere decir que, si en algún momento nuestro Sol explota, los planetas circundantes, incluido el planeta Tierra, junto al resto del universo, serán bañados con una tormenta de arena de proporciones épicas. Finalmente, se espera descubrir en próximas investigaciones por qué estos granos de silicio analizados adoptaron esa forma en particular.

Referencia: A dust twin of Cas A: cool dust and 21 μm silicate dust feature in the supernova remnant G54.1+0.3, (2018). https://doi.org/10.1093/mnras/sty1713

Más en TekCrispy