De acuerdo a una demanda emitida el día martes, varios de los clientes de Coinbase del mercado estadounidense han acusado a la empresa de uso indebido de Bitcoin Cash (BCH).

La acusación presentada está conformada por siete demandantes entre los que destaca Jeffery Berk, un ciudadano de San Francisco, que ya se había involucrado a principios de año en una demanda contra la compañía. Respecto a esta, el mes pasado un juez californiano desestimó la demanda en vista de que Berk no pudo probar el “alcance o contenido de la obligación de Coinbase”.

Ahora bien, en la nueva presentación Berk y los otros demandantes afirman que el intercambio había violentado sus propias reglas de listado, al permitir que personas empleadas de Coinbase obtuvieran beneficios comerciales. De hecho, acusan a la plataforma de manipulación de mercado, causando intencionalmente la caída repentina del pico de BCH al listar a BCH sin un tiempo suficiente de preparación para ello.

El conflicto data de diciembre de 2017, cuando Coinbase manifestó su apoyo a Bitcoin Cash. En ese momento, permitió que las personas que cobraron Bitcoin (BTC) obtuvieran su beneficio del lanzamiento de BCH. Pero Berk ha declarado que las personas con información privilegiada, como los internos de la plataforma, estaban mejor informados y podrían haber tomado mejores posiciones comerciales de dicha criptomoneda antes de su listado oficial en comparación con otros usuarios. Luego de ello, el intercambio cerró servicios de venta supuestamente debido al incremento inusual de los precios de BCH y solo permitió su compra. Dicha situación benefició a aquellas personas que ya estaban preparadas.

“El lanzamiento repentino (de BCH) fue efectivamente parte de un ataque de Coinbase y (CEO Brian Armstrong) para deprimir el precio de BTC e inflar el precio de BCH, para fomentar más transacciones y una mayor rentabilidad para Coinbase”.

Se ha pautado que Coinbase responda a dichas acusaciones más tardar el 20 de diciembre, y el Tribunal de los EE. UU. Para el Distrito Norte de California llevará a cabo una audiencia el 31 de enero del próximo año para emitir el veredicto.