A todos nos ha pasado al menos una vez en la vida: después de comer, experimentamos una intensa sensación de somnolencia que nos deja atontados por un buen rato. La buena noticia es que esto no ocurre cada vez que comemos; además, existen recomendaciones que nos ayudan a evitar esta sensación de cansancio.

En líneas generales, el sueño que sentimos luego de comer, llamado somnolencia postprandial, es producto de un cóctel de hormonas y otras sustancias segregadas como parte del proceso digestivo. Veamos las causas de este fenómeno junto a algunas recomendaciones para evitarlo.

¿Por qué nos da más sueño cuando estamos enfermos?

Esta es la razón por la que sentimos sueño después de comer

Para saber por qué sentimos sueño después de comer, lo primero que debemos entender es el proceso de la digestión. Mientras masticamos, el estómago produce una hormona llamada gastrina; esta hormona promueve la secreción de los ácidos gástricos que descompondrán los alimentos.

Cuando ocurre esto, la comida se mueve hacia el intestino delgado, donde se libera una hormona que regula el flujo sanguíneo, llamada enterogastrona. A su vez, el páncreas secreta insulina para ayudar al estómago a absorber la glucosa proveniente de los carbohidratos. Además de esto, la insulina envía una serie de aminoácidos al cerebro, dentro de los que se incluye una sustancia promotora del sueño llamada triptófano.

En este sentido, podemos notar que el sueño después de comer no ocurre siempre, pues es más probable cuando nos alimentamos copiosamente, especialmente con carbohidratos. Al respecto, los expertos plantean que los carbohidratos promueven una mayor liberación de insulina; esto significa que llega más triptófano al cerebro.

Al ocurrir esto, el triptófano se transforma en serotonina, lo que produce sensaciones de placer. Sin embargo, posteriormente se convierte en melatonina, lo que produce sensaciones de somnolencia. Asimismo, la glucosa proveniente de los carbohidratos, tiene la función de bloquear las neuronas orexinas, responsables de mantener los niveles de alerta.

¿Cómo evitar el sueño después de comer?

En resumen, las comidas ricas en carbohidratos promueven una mayor liberación de triptófano y glucosa que, al llegar al cerebro, desencadenan sensaciones de somnolencia. Por un lado, el triptófano se transforma en melatonina, una sustancia promotora del sueño; por su parte, la glucosa bloquea las células cerebrales encargadas de mantener los niveles de alerta.

Tal como vemos, no todos los alimentos tienen el potencial de causarnos esta misma sensación. Son los carbohidratos los que nos generan esta intensa necesidad de dormir. Por su parte, cuando los carbohidratos son combinados con otros tipos de alimentos, se secretan otras sustancias que tienen el potencial de compensar el aumento de triptófano.

¿Por qué nos da más sueño cuando estamos enfermos?

Específicamente, las comidas ricas en proteína no suelen ocasionar somnolencia, ya que promueven la liberación de aminoácidos más estimulantes. En la misma línea, a sabiendas de que, en ocasiones, el sueño después de comer puede ser inevitable, los expertos plantean una serie de recomendaciones.

En primer lugar, lo mejor suele ser comer de forma balanceada, además de cuidar las porciones y comer lentamente para que las hormonas tengan tiempo de equilibrarse. Finalmente, en segundo lugar, se sugiere consumir alimentos que aumenten los niveles de alerta, tales como la avena, los frijoles, las almendras y los huevos.

Referencia: Debunking a myth: neurohormonal and vagal modulation of sleep centers, not redistribution of blood flow, may account for postprandial somnolence. https://doi.org/10.1016/j.mehy.2004.04.015

Más en TekCrispy