Más allá de su ecosistema regulador hacia las compañías tecnológicas occidentales, China es un líder indiscutible en innovación a través de soluciones disruptivas como la Inteligencia Artificial (IA).

Anteriormente, hemos informado sobre los esfuerzos del gobierno de erradicar los crímenes en el país a través del uso de un sistema de reconocimiento facial basado en IA. Este sistema ya ha demostrado resultados satisfactorios, permitiendo a la policía identificar y capturar sospechosos de delitos en lugares y eventos públicos.

Las principales ciudades de China cuentan actualmente con sistemas de reconocimiento facial, que permiten capturar y multar a peatones imprudentes. Sin embargo, la tecnología a veces no funciona según lo esperado. Un informe de Abacus ha revelado un fallo en el sistema de reconocimiento facial de una calle de la ciudad de Ningbo, donde el rostro de una famosa empresaria, mostrado en un anuncio en un autobús, fue confundido con un peatón imprudente.

En concreto, el sistema de reconocimiento facial mostró en una pantalla pública la foto de Dong Mingzhu, con el objetivo de concientizar a las personas que cruzan la calle sin respetar las señalizaciones. La imagen de Dong fue acompañada de un texto donde se le acusaba de infractora, sin embargo, solo se trataba de una foto en un anuncio pegado en el costado del autobús y no de la verdadera empresaria.

Las autoridades de tránsito terrestre de Ningbo publicaron luego un comunicado en Weibo, donde admitieron la falla del sistema de reconocimiento facial y afirmaron que el registro de la ‘infractora’ había sido eliminado tras el incidente. Asimismo, revelaron que el software fue actualizado a fin de evitar futuros errores similares.

De momento, la idea de avergonzar a los peatones imprudentes parece haberse convertido en una medida popular entre los cuerpos policiales de China, donde cerca de 14,000 personas han sido avergonzadas luego de que su rostro se haya publicado en las pantallas ubicadas en las calles de las ciudades tras cruzar la calle sin respetar los semáforos.