Un nuevo informe de The Wall Street Journal (WSJ) ha revelado que Apple ha reanudado la producción de su emblemático iPhone X, lanzado en 2017, debido a las ventas débiles de sus más recientes modelos, iPhone XS y el XS Max.

La publicación afirma que el cambio radica en una asociación entre el gigante de Cupertino y Samsung para obtener cierta cantidad de paneles OLED. Debido a que los smartphones de Apple que cuentan con este tipo de pantallas no han sido vendidos en la cantidad esperada para cumplir con el acuerdo con la surcoreana, Apple estaría recurriendo a su iPhone X para darle solución al problema.

El iPhone X dejó de producirse con la llegada al mercado del iPhone XS. Sin embargo, se considera que los costos de producción del modelo del décimo aniversario de Apple son más baratos que producir el iPhone XS o XS Max. Evidentemente, en el caso del iPhone X, los componentes y piezas son mucho más económicos que los smartphones de 2018.

Microsoft superó a Apple como la compañía más valiosa a nivel mundial — por algunos minutos

Según el WSJ, anteriormente Apple ha activado la producción de modelos heredados en caso de que exista una gran demanda en el mercado para estos móviles. El informe llega en medio de la aparente reducción en la producción del iPhone XR, lo que deja en evidencia que los tres modelos de iPhone de 2018 no han tenido la aceptación esperada en el mercado.

A pesar de que el modelo XR es el más barato, el informe sugiere que muchos clientes han preferido recurrir a modelos del año pasado como el iPhone 8, cuyo valor es más bajo que el XR y sigue cumpliendo las exigencias de los usuarios con respecto al rendimiento del móvil.

Esta situación también ocurrió con el iPhone 5c, cuyas ventas experimentaron un repunte considerable tras un año desde su lanzamiento, debido a que los usuarios vieron una oportunidad para acceder a una opción más económica.

Más en TekCrispy