Hace unos meses, una jueza determinó que Monsanto debía pagar 290 millones de dólares a Dewayne Johnson, un jardinero de 43 años que alega que el cáncer terminal que padece fue provocado por el uso de dos marcas comerciales de herbicida que produce la mencionada compañía.

Sin embargo, Monsanto no parece estar dispuesta a dar su brazo a torcer, pues ha apelado la decisión del tribunal en una corte de apelaciones de los Estados Unidos; en este sentido, los abogados de la compañía están solicitando que se les otorgue otra audiencia.

La demanda contra Monsanto

De acuerdo a Dewayne Johnson, los productos de Monsanto fueron causantes del cáncer que padece.

Dewayne Johnson es un jardinero que recibió el diagnóstico de  linfoma no Hodgkin en el 2014; posteriormente, en 2017, luego de haber afrontado diversos tratamientos para luchar contra la enfermedad, su oncólogo le notificó que le quedaban tan solo seis meses de vida.

Sobre la base de una serie de investigaciones de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, organización adjunta a la Organización Mundial de la Salud, Johnson entabló una demanda contra Monsanto alegando que dos de sus marcas de herbicidas comerciales habían sido la causa primordial de su enfermedad.

Específicamente, Johnson plantea que durante el tiempo que trabajó como jardinero en una escuela, específicamente desde el 2012, usó dichos herbicidas, llamados Roundup y Ranger Pro, al menos unas 30 veces por año. Estos productos contienen una controversial sustancia llamada glifosato que se considera potencialmente cancerígena.

Así, la jueza Suzanne Ramos, encargada del veredicto, determinó que Monsanto actuó con malicia al no informar adecuadamente respecto a los posibles efectos cancerígenos de los herbicidas. De esta manera, se concluyó que los productos habían contribuido de forma sustancial al desarrollo del cáncer padecido por Johnson.

Por tanto, la compañía fue obligada a pagar un total de 290 millones de dólares como compensación al demandante, sentando un precedente ante otras 5.000 demandas existentes contra Monsanto en atención a los productos  que contienen glifosato. Sin embargo, recientemente, la compañía solicitó la apelación de este veredicto.

Monsanto apela el veredicto

Posterior al juicio, Monsanto solicitó una nueva audiencia ante la corte estatal de California, sin embargo, la jueza negó esta solicitud; aún así, se acordó disminuir el monto de compensación desde 289 millones de dólares a 78 millones.

Tras la emisión del veredicto y la mencionada sentencia, Monsanto solicitó la revisión de la apelación de la orden del tribunal que niega su moción contra un nuevo juicio. Este sería la primera etapa para concretar el proceso de apelación contra la demanda por cáncer.

Al respecto, Bayer, la empresa Matriz de Monsanto que adquirió la compañía poco tiempo antes de esta controversia, alega que no existen estudios científicos certeros que respalden la idea de que el glifosato fuese causante del cáncer de Johnson. Adicionalmente, los representantes de Bayer afirman que en los próximos meses publicaran los resultados de sus propios estudios sobre el uso del glifosato.

En este sentido, Monsanto defiende que el herbicida tiene un historial de uso seguro que puede remontarse a más de 40 años; sin embargo, hasta el momento no se ha llegado a un consenso sobre los posibles efectos cancerígenos de esta sustancia. Tal como se comentó anteriormente, el glifosato está clasificado como una sustancia potencialmente cancerígena.

Así, aún falta por ver el desenlace se esta historia; lo que sí es cierto es que una derrota de Monsanto podría abrir la puerta a miles de reclamos semejantes contra la empresa, lo que le podría costar millones de dólares adicionales.

Referencia: Monsanto appeals $78M verdict in California weed killer suit, (2018). The Washington Post