Instant Games

Luego de lanzar su propia plataforma blockchain el pasado mes de octubre, el gigante de mensajería Kakao ha establecido su primera filial dedicada a este sector en Singapur. Según el diario surcoreano News1, el objetivo de la compañía es atraer inversionistas extranjeros de criptomonedas a la compañía, aprovechando el ecosistema financiero innovador del país asiático.

Además de la plataforma de blockchain ‘Klaytn’, cuyo desarrollo estuvo a cargo de GroundX, Kakao también está considerando dar apertura a otra subsidiaria para administrar sus inversiones en Singapur. Klaytn se ha convertido en uno de los principales proyectos de Kakao durante los últimos meses. Anteriormente informamos que GroundX pretende lanzar esta plataforma durante el primer trimestre de 2019.

Actualmente, Klaytn está disponible para 10 socios comerciales de Kakao en Corea del Sur y en todo el mundo. Entre estos socios figura Terra, que representa la más reciente incorporación al negocio de Blockchain de Kakao con el objetivo de fortalecer el sistema de pagos basado en la cadena de bloques.

Más allá del entorno favorable para los inversionistas, el régimen fiscal suavizado de Singapur ha sido la principal razón para que Kakao esté estableciendo su filial blockchain en el país. En este sentido, la empresa tiene la expectativa de atraer cerca de US$ 88 millones provenientes de inversionistas institucionales o de capital de riesgo en diciembre.

Hasta ahora, Klaytn ha sido definida como una plataforma de blockchain ‘híbrida’, que aprovecha todas las ventajas de las redes informáticas públicas y privadas. En este sentido, el sistema utiliza un grupo de ‘bloques de consenso’, que ejecutan algoritmos en una red pública y privada.

El modelo no necesita permisos de bloques ‘guardabosques’ que auditen los bloques creados en la red privada, lo que según GroundX, añadirá más seguridad y transparencia a la red privada sin que el rendimiento se vea sacrificado. Los desarrolladores de Kakao aseguran además que este proyecto está centrado en la experiencia del usuario y del desarrollador, a fin de evitar fallas de seguridad en el sistema que eliminen la confianza en el mismo.