La firma de minería ‘Giga Watts’, localizada en Estados Unidos, se declaró recientemente en banca rota, mientras que el Tribunal de Washington una deuda pendiente por millones de dólares a sus acreedores.

El documento legal describe que ‘Giga Watts’ quedó con deudas de hasta $7 millones de dólares a más de 20 acreedores no asegurados, entre a quienes contamos al proveedor de servicios ‘Douglas County’ y al proveedor de servicios eléctricos ‘Neppel Electric’.

Otro factor que destacó el documento legal fue que, tras declararse banca rota, ‘Giga Watts’ quedó con un estimado de $50 mil dólares en ganancias activas y $10 o 50 millones de dólares en pasivos y deudas.

En este sentido, de acuerdo con el Capítulo 11 del Código de Bancarrota del Tribunal Supremo del Este de Washington:

La corporación es insolvente e incapaz de pagar sus deudas a su vencimiento. [Asimismo, determinamos que] la corporación y sus acreedores serían mejor atendidos mediante la reorganización de La corporación bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrota.

Cabe destacar que Giga Watts fue fundada por el inversionista y minero de Bitcoins (BTC) Dave Carlson, quien planteó la creación de la firma bajo el esquema de ofrecer servicios a mineros de menor escala, respaldado por provisiones económicas de electricidad.

De igual forma, el objetivo central de la firma consistía en ofrecer acciones minoritarias, para ello ofrecieron una ICO (Oferta Inicial en Criptomonedas) en mayo del 2017, en la cual recaudaron unos $22 millones de dólares en criptomonedas.

La buena ventura de la compañía entró en terrenos rocosos, cuando fue demandada en enero por la venta de valores no registrados en la bolsa y por no cumplir con los plazos de reembolso de las contribuciones a los acreedores.