Para estudiar la prehistoria, los científicos cuentan con registros fósiles que dan cuenta de los antiguos organismos que habitaban el planeta. De esta manera, ha sido posible estudiar un sinnúmero de especies de dinosaurios que poblaban la Tierra; sin embargo, hasta el momento, no se dispone de muchas evidencias para estudiar los dinosaurios más antiguos.

No obstante, recientemente un equipo de investigadores encontró no uno, sino tres registros fósiles de los antepasados de los reconocidos dinosaurios de cuello largo; esto ha permitido comprender en mayor medida el proceso de evolución de esta especie de dinosaurios.

Fósiles opalizados revelan una especie de dinosaurio hasta ahora desconocida

Encuentran fósiles de los dinosaurios de cuello largo más antiguos hasta la fecha

Hace poco, se encontraron en Brasil tres esqueletos en buen estado de conservación del dinosaurio de cuello largo más antiguo conocido hasta el momento; esta nueva especie fue llamada Macrocollum itaquii. En este sentido, este descubrimiento aporta evidencias del proceso de evolución de los dinosaurios de cuello largo.

Antes de convertirse en los enormes dinosaurios de cuello largo que conocemos actualmente, estos animales eran pequeños, carnívoros y lograban alcanzar altas velocidades. Más adelante, tras muchos años de evolución, se llegaron a convertir en los animales más poderosos que jamás han caminado sobre la faz del planeta.

Específicamente, los fósiles fueron encontrados cerca de Agudo, en Wacholz, Brasil. Estos dinosaurios, pertenecientes al género de los sauropodomorfos, surgieron hace unos 230 millones de años atrás en la historia como unos comedores de carne de dos patas de tamaño moderado. Con el pasar del tiempo, los sauropodomorfos se transformaron, convirtiéndose en lo que conocemos actualmente como los dinosaurios de cuello largo.

En particular, estos dinosaurios son vegetarianos y tienen cualidades morfológicas particulares: cabeza pequeña, cuello largo, enormes patas en forma de columna y una cola de gran longitud. Hasta el momento, no se tenían muchas pistas sobre la evolución de estos animales. Sin embargo, con el descubrimiento de diferentes especies, como los Macrocollum itaquii, se abre todo un abanico de posibilidades.

El descubrimiento aporta evidencias sobre la evolución de estos dinosaurios

Los tres fósiles encontrados se encontraron juntos en una roca que data de la temprana Edad de Norian, durante el Período Triásico; esto significa que estos dinosaurios habitaron la tierra hace unos 225 millones de años. Asimismo, el haber encontrado estos tres especímenes tan cerca, representa una evidencia del comportamiento social de esta especie de dinosaurios.

Si bien a uno de los esqueletos le faltaba la cabeza y algunas partes del cuello, los otros dos estaban prácticamente completos. Así, se observaron una serie de rasgos de transición que muestran la evolución en plena acción. Mientras los primeros sauropodomorfos no tenían cuello largo, el Macrocollum si, lo que sugiere que ya estaban evolucionando para comer la vegetación que crecía lejos del suelo.

Confirmado: dickinsonia es el animal conocido más antiguo del planeta

Esto se observa especialmente en sus vértebras; por ejemplo, la cuarta vértebra de estos especímenes es más del doble del tamaño que las de dinosaurios anteriores, como el Buriolestes schultzi, que data de unos 8 millones de años más atrás.

Por otro lado, mientras otros sauropodomorfos tienen la tibia más larga que el fémur, característico de animales que corren a gran velocidad, en el Macrocollum la proporción se invierte, pues el fémur es su hueso más largo. Aun así, en los fósiles se evidencia que estos dinosaurios conservan características de sus antepasados, como la forma de sus pies. Finalmente, los investigadores afirman que descubrimientos como este permiten conocer en mayor profundidad el linaje de los antiguos pobladores del planeta.

Referencia: An exceptionally preserved association of complete dinosaur skeletons reveals the oldest long-necked sauropodomorphs, (2018). https://www.doi.org/10.1098/rsbl.2018.0633

Más en TekCrispy