Las estrellas nacen en grandes viveros y luego se dispersan en el corazón de las galaxias. Se sabe que hasta el 85 por ciento de las estrellas nacen en sistemas binarios, o incluso en conjuntos de tres o cuatro estrellas, y hasta el 50 por ciento de las estrellas similares al Sol se observan en pares.

El hecho de que nuestro Sol se presente como una excepción, ha impulsado a los científicos a cuestionarse sobre la posibilidad de que nuestro astro rey tenga un hermano, hasta ahora desconocido.

El agua del núcleo de la Tierra pudo provenir de la nebulosa del Sol

Una extensa y difícil búsqueda

En la actualidad, el Sol se encuentra relativamente aislado, pero hace unos 4.600 millones de años, formaba parte de un barrio joven y abarrotado. Como todas las estrellas, nació en un vivero estelar masivo junto a otros miles de astros.

El Sistema Solar es el único lugar en el universo en el que sabemos con certeza que se ha formado la vida.

Pero debido a las fuerzas de marea de la Vía Láctea, el vivero fue destruido y las estrellas se dispersaron por la galaxia, generalmente desplazándose lejos de sus lugares de nacimiento, por lo que identificar a los parientes de nuestro Sol ha sido una tarea bastante difícil.

Pero investigadores del proyecto AMBRE, una colaboración entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Observatorio de la Costa Azul, utilizaron una serie de espectrógrafos, junto con datos de la misión GAIA, para identificar las edades, la abundancia química y los movimientos de las estrellas en la Vía Láctea.

Gracias a este extenso conjunto de datos, los investigadores del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio (AI) en Portugal pudieron sondear alrededor de 17.000 estrellas diferentes.

Después de revisar los registros celestiales, el equipo encontró una estrella que tiene un asombroso parecido con el Sol. HD186302 es una estrella de secuencia principal que se encuentra a unos 184 años luz de la Tierra.

Los investigadores manifiestan que HD186302 no es sólo un hermano, sino posiblemente un gemelo solar.

La estrella tiene aproximadamente la misma edad, nivel de metalicidad, abundancia química e incluso proporciones de isótopos de carbono que el Sol. En otras palabras, es lo más parecido al Sol que se conoce.

Alcances potenciales

El hallazgo podría ayudar a los investigadores a comprender el entorno en el que se formaron el Sol y sus hermanos, y posiblemente descubrir “sistemas solares gemelos” en los que se encuentren planetas habitables.

Las estrellas nacen en grandes viveros y luego se dispersan en el corazón de las galaxias.

El único lugar en el universo en el que sabemos con certeza que se ha formado la vida, es el Sistema Solar. Eso significa que el tamaño, la edad, la temperatura, la luminosidad y la composición química del Sol son compatibles con la vida tal como la conocemos.

Este exoplaneta se está desvaneciendo a una velocidad récord

Así que parece plausible que planetas que orbiten otras estrellas con las mismas cualidades que nuestro Sol, tal como la estrella recién identificada, también podrían haber desarrollado vida.

Lógicamente, los astrónomos de IA se encuentran en los preparativos para buscar señales de cualquier planeta que pueda estar orbitando la estrella HD186302.

Referencia: The AMBRE project: searching for the closest solar siblings. Astronomy & Astrophysics, 2018. https://doi.org/10.1051/0004-6361/201834285

Más en TekCrispy