La mayoría de los padres saben que un bebé sin su chupete puede alterar la paz en tiempo record. Por tanto, cuando al bebé se le cae el chupete, la primera reacción de algunos padres suele ser metérselo en la boca para limpiarlo y devolvérselo rápidamente. Esta estrategia ha sido acreedora de diversas críticas.

Sin embargo, de acuerdo a una investigación reciente, el intercambio de saliva que se produce cuando los padres limpian el chupete de sus hijos con su propia saliva, podría disminuir el riesgo de que desarrollen algún tipo de alergia en el futuro.

¿Por qué los bebés nacidos en invierno tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos mentales?

Limpiar el chupete con saliva podría reducir el riesgo de desarrollar alergias

Para cuidar la salud de los bebés, muchos padres suelen desarrollar medidas higiénicas extremas, tal como hervir todo objeto que vaya a entrar en contacto con el infante. Sin embargo, para ningún padre es un secreto que las situaciones desesperadas requieren de soluciones desesperadas. Bajo esta premisa, para evitar un berrinche descomunal, muchos padres suelen limpiar el chupete de sus hijos con su propia saliva cuando se le cae al piso.

Al respecto, siguiendo los resultados de una investigación reciente, los bebés cuyos padres suelen limpiar su chupete con su propia saliva, tienden a desarrollar menos alergias que aquellos cuyos padres prefieren un método de desinfección mucho más exhaustivo.

Para concluir esto, los investigadores le solicitaron a un grupo de padres que reportaran cuál era su método para limpiar el chupete de sus bebés; adicionalmente, se tomaron muestras para medir los niveles de una proteína llamada IgE en los infantes. Esta proteína forma parte del sistema inmunológico funcionando como mediadora en procesos alérgicos. Específicamente, niveles más altos de IgE son indicadores del posible desarrollo futuro de alguna alergia.

De esta manera, se descubrió que los bebés cuyos padres limpiaban el chupete con su propia saliva tenían niveles más bajos de esta proteína que aquellos cuyos padres optaban por métodos de limpieza más estrictos. En función de esto, los investigadores sugieren que limpiar el chupete de los bebés con la saliva de los padres podría ayudar a reducir los riesgos de desarrollar alergias en el futuro.

Aún es muy pronto para promover la saliva como agente de limpieza

En resumen, todo parece indicar que limpiar el chupete de los bebés con la saliva de los padres, en lugar de ser peligroso, podría ser beneficioso para su salud. En la misma línea, diversas investigaciones han demostrado que la saliva tiene propiedades antibacteriales; aún más, un estudio previo demostró que los bebés cuyos padres usaban su propia saliva para limpiar el chupete tenían menos probabilidades de desarrollar asma, alergia y eczema. Al respecto, se plantean varias hipótesis.

¿Por qué los bebés pierden el cabello?

En primer lugar, se propone que es posible que en la saliva de los padres haya alguna sustancia que estimula el sistema inmunológico de los bebés, evitando que este identifique erróneamente los agentes externos como alérgenos.

En este sentido, es posible que los microbios presentes en la saliva de los padres favorezcan la salud inmunológica al exponer progresivamente a los bebés a agentes externos previniendo el desarrollo de alergias. Así, la saliva de un pariente cercano podría ser una forma segura de ir exponiendo a los niños a ciertas dosis de gérmenes, a fin de ir entrenando su sistema inmunológico.

Por otro lado, es necesario tener en cuenta que se trata de una investigación correlacional. Esto implica que es posible que otros factores, como la herencia y la salud de los propios padres puedan estar relacionados al fenómeno. Teniendo esto en cuenta, aún es muy pronto para promover el uso de saliva como agente de limpieza; sin embargo, siempre que el chupete no haya caído en un lugar contaminado, los investigadores aseguran que limpiarlo con saliva de los padres, no sería tan riesgoso como algunos consideran.

Referencias:

  1. Abou-Jaoude, E. (2018). Sucking your baby’s pacifier to clean it may prevent allergies. American College of Allergy, Asthma & Immunology 
  2. Pacifier cleaning practices and risk of allergy development. https://www.doi.org/10.1542/peds.2012-3345

Más en TekCrispy