De acuerdo con los resultados de un nuevo estudio, la hora del día en que se sufre una herida en la piel puede influir en la rapidez con la que se cura.

Un equipo de investigadores descubrió que el reloj circadiano influye en la velocidad a la que las células de la piel reparan el daño y comienzan a curar rasguños, cortes o quemaduras.

Identifican un nuevo trastorno genético en una niña de tres años

Relojes corporales y el proceso de curación

Los resultados de esta investigación son los primeros en mostrar cómo los relojes corporales internos regulan la curación de heridas de la piel y optimizan el proceso de recuperación durante el día.

La investigación encontró que la hora del día en que se sufre una herida en la piel puede influir en la rapidez con la que se cura.

Los relojes corporales, o ritmos circadianos, regulan casi todas las células del cuerpo humano, impulsando ciclos de 24 horas en muchos procesos, incluyendo el dormir, la secreción de hormonas y el metabolismo.

Los fibroblastos son las células de la piel responsables de la curación de heridas. Una proteína conocida como actina provoca que los fibroblastos invadan el área de una herida, donde producen proteínas restauradoras, como el colágeno, para reparar el daño y hacer que el tejido se regenere.

Tras una serie de experimentos, los investigadores encontraron que las proteínas en las células de la piel prefieren trabajar en “turnos diurnos”.

Los datos de 118 pacientes con quemaduras mostraron que los pacientes que sufrieron una lesión por quemadura durante las horas nocturnas tardaron un promedio de 11 días más en curarse, en comparación a los pacientes que sufrieron heridas similares durante el día.

Los investigadores explican que una razón clave para esta curación más rápida, era que las células de la piel se movían al sitio de la herida para repararla, mucho más rápido en el ciclo diurno del reloj corporal.

Para confirmar los hallazgos, el equipo observó el crecimiento de células cutáneas en una placa de Petri, así como en piel viva. Las heridas analizadas se produjeron en diferentes momentos del día, y los investigadores evidenciaron una variabilidad en la velocidad a la que las células de la piel migraron al área vulnerable.

Resultados consecuentes

En una segunda fase del estudio, el equipo investigó cómo se curaban las heridas en ratones, lo que produjo resultados similares; consecuentemente, casi el doble de los fibroblastos se movilizó al lugar de la herida durante día, en comparación con el movimiento observado durante la noche.

Los fibroblastos son las células de la piel responsables de la curación de heridas.

Sin embargo, los hallazgos se invirtieron en ratones nocturnos, donde las células de la piel se movieron más rápidamente y las heridas se curaron más rápidamente cuando las lesiones ocurrieron durante la noche, ya que es este el ciclo circadiano en que este tipo de ratones se encuentra más activo.

Esta es hora del día en que quemas más calorías

De estos resultados se puede inferir que los pacientes pueden recuperarse de una cirugía más rápido, si su ejecución se programa según los ritmos circadianos del paciente, los cuales varían ligeramente según el individuo.

Adicionalmente, los autores resaltan que los hallazgos derivados de este estudio podrían fundamentar el desarrollo de nuevos medicamentos que induzcan a la actina a “motivarse” independientemente de la hora del día.

Referencia: Circadian actin dynamics drive rhythmic fibroblast mobilization during wound healing. Science Translational Medicine, 2017. https://doi.org/10.1126/scitranslmed.aal2774

Más en TekCrispy