Todos los que han tenido gatos, saben que estos animales, además de dormir y jugar, le dedican una importante parte de su tiempo a lamerse y acicalarse. Los gatos, a diferencia de los perros y otros animales, tienen en sus lenguas unas papilas cónicas compuestas por queratina, que les confieren una textura áspera y dura al tacto. Este mecanismo les permite asearse adecuadamente y mantener su piel sana.

Además de esto, de acuerdo a una investigación reciente, esta textura particular en sus lenguas les permite regular su temperatura corporal. En este sentido, investigadores han develado como es que estos minúsculos conos les permiten limpiar su pelaje de forma profunda.

Arqueólogos encuentran docenas de gatos momificados

La textura de la lengua de los gatos les permite acicalarse de forma óptima

Si observamos de cerca el comportamiento de un gato, podremos darnos cuenta de que le dedican gran parte de su tiempo a lamerse a sí mismos. Esto se corresponde con un mecanismo de limpieza que les permite mantener su pelaje saludable.

Con el objetivo de estudiar a fondo este mecanismo, un equipo de investigadores diseñó modelos en tercera dimensión de la lengua de los gatos; para ello, se tomaron tejidos postmortem de la lengua de varios tipos de felinos, dentro de los que se cuentan un gato doméstico, un lince, un puma, un leopardo de las nieves, un león y un tigre.

De esta manera, fue posible observar que en la lengua de todas las especies de felinos es posible observar papilas en forma de cavidades huecas con forma de medio tubo. Sobre la base de esto, los investigadores se centraron en una propiedad del agua llamada tensión superficial.

La tensión superficial implica que las fuerzas de cohesión entre las moléculas del agua les permiten mantenerse unidas en forma de gota, mientras que, al mismo tiempo, las fuerzas adhesivas favorecen su que estas permanezcan en las papilas. Esto hace posible que los gatos puedan mover gotas de su saliva desde las capas superiores de su pelaje, hasta capas más profundas e incluso, la piel.

Las papilas en la lengua de los gatos también les ayudan a mantener su temperatura corporal

Posteriormente, los investigadores analizaron imágenes capturadas en cámara lenta de gatos domésticos acicalando su piel. Esto hizo posible que se descubriera que los gatos, al lamerse, ensanchan sus lenguas hacia afuera, logrando que las papilas cónicas queden perpendiculares a la piel mientras se mueven a través de toda su superficie.

De esta manera, pueden amplificar el rango de piel que pueden alcanzar cada una de sus papilas. En resumen, los investigadores descubrieron que las pequeñas papilas cónicas en la lengua de los gatos les permiten acicalarse y limpiar su piel de manera más óptima, manteniendo su salud. Por esta razón, los gatos tienen esta textura particular en sus lenguas.

Estudio contradice el mito sobre la excepcional inteligencia de los perros

Adicional a esto, se encontró que los gatos, además de lamerse para mantener su limpieza, emplean este mecanismo para refrescarse y regular su temperatura corporal. Al analizar imágenes térmicas antes y después del proceso de acicalamiento, se observó que al lamerse controlan su temperatura de forma óptima. Esto es de suma importancia teniendo en cuenta que estos animales solo tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patas.

Aún más, este descubrimiento ha inspirado el diseño de un cepillo de aseo que imita perfectamente el mecanismo. De hecho, según los investigadores, este cepillo podría utilizarse para administrar medicamentos de forma directa a la piel de los felinos.

Referencia: Cats use hollow papillae to wick saliva into fur, (2018). https://doi.org/10.1073/pnas.1809544115

Más en TekCrispy