A lo largo de nuestra vida, todos hemos atravesado tanto momentos buenos como momentos malos; así, en nuestra cronología, seguramente tenemos identificado un año como el año más difícil de nuestras vidas. Sin embargo, al hablar de la historia de la humanidad en general, el tema puede tomar una dirección distinta.

Recientemente, un equipo de investigadores ha identificado cuál ha sido el peor año para la humanidad en toda la historia. Si bien la humanidad ha experimentado etapas difíciles a lo largo de la historia, un año en particular fue especialmente catastrófico para los habitantes de la época. Veamos por qué.

El calentamiento de los océanos afecta los cerebros de los tiburones

Investigadores determinan cuál ha sido el peor año para la humanidad

Así se vería el sol durante el peor año para la humanidad en la historia.

Es fácil pensar que el peor año de la historia fue 1347 d.C.; ese año la peste negra arrasó prácticamente con toda Europa. Igualmente, es posible creer que los años que duró la Segunda Guerra Mundial representan la época más cruenta de nuestra historia. Sin embargo, ha habido momentos peores. De acuerdo a una investigación reciente, el año 536 d.C fue el peor año para la humanidad en toda su trayectoria.

Al respecto, son tajantes las palabras que usa el líder del estudio, Michael McCormick, para describir dicha etapa. Específicamente, el investigador plantea que el año 536 d.C marcó el inicio de una de las peores etapas para estar vivo en la historia. Por tanto, este podría catalogarse como el peor año de todos. Aún más, la debacle iniciada durante esa época, no mostró signos de mejoría sino hasta el año 640.

Contrario a lo que pudiese parecer, durante ese año no ocurrieron guerras de gran magnitud, ni genocidios particularmente grandes; tampoco hubo alguna plaga de renombre. No obstante, algo raro ocurrió en el ambiente: de un momento a otro, el cielo se nubló con una nube misteriosa y polvorienta que bloqueó la luz del sol.

Esto se tradujo en una importante disminución de la temperatura terrestre, además de caos generalizado; de esta manera, la sequía era constante, los cultivos no eran suficientes y la hambruna se apoderó de la civilización. De hecho, ese año cayó nieve durante el verano en China.

Según las descripciones de la época, ese año el sol emitía una especie de luz en ausencia de brillo, similar a la luna; en este sentido, se produjo una especie de eclipse constante, ya que la luz del sol perdió su potencia habitual.

Esto fue lo que ocurrió ese fatídico año

Las evidencias sugieren que estas condiciones catastróficas fueron el resultado de una erupción volcánica.

Para corroborar esto, los investigadores se dedicaron a analizar bloques de hielo provenientes del glaciar Colle Gnifetti, justo en la zona fronteriza entre Suiza e Italia. Los bloques de hielo representan una gran oportunidad para estudiar los cambios climáticos a lo largo de la historia ya que la evidencia se va acumulando y preservando progresivamente tras cada nevada. Así, al analizar el depósito de hielo correspondiente a un año específico, es posible obtener información sobre las condiciones climáticas de la época.

De esta manera, los investigadores encontraron evidencias que sugieren que las causas de este fenómeno giran en torno a una serie de erupciones volcánicas catastróficas que alteraron el clima.

Científicos crean película protectora de calor para ventanas que podría reducir el uso de aire acondicionado

Específicamente, al analizar los bloques de hielo se encontraron mezclas de cenizas volcánicas y escombros que coinciden con el año 536 d.C; esto alteró de tal forma el clima, que, tal como vimos, las condiciones de vida en el planeta se hicieron deplorables. Adicionalmente, se tienen registros de la ocurrencia de una segunda erupción durante el año 540, lo que prolongó la miseria. Posteriormente, en 541 surgió la plaga de Justiniano, empeorando aún más la situación.

La buena noticia es que, finalmente, los registros correspondientes al año 640 muestran signos de mejoría. Específicamente, al analizar el hielo se encontraron trazas de plomo; esto significa que ese año la humanidad empezó a extraer y fundir plata, favoreciendo la recuperación de la economía. De esta manera, fue posible superar ese fatídico período en nuestra historia.

Referencia: lpine ice-core evidence for the transformation of the European monetary system, AD 640–670, (2018). https://doi.org/10.15184/aqy.2018.110

Más en TekCrispy