Una reciente investigación fija el foco en una especie de hormiga oriunda del estado de Florida, que decora sus nidos con los cráneos de otras hormigas que ha matado.

Como si eso no fuera lo suficientemente macabro, ahora han descubierto que mata a sus enemigos utilizando una estrategia de imitación química y luego rociándolos con ácido.

Esta es la razón por la que las naranjas cambiaron a color purpura en Australia

Buscando una explicación

Por más de 60 años la hormiga roja de Florida (Formica archboldi) ha sido objeto de estudio. Su hábitat se restringe al sudeste de los Estados Unidos, principalmente al estado de Florida y partes de Alabama y Georgia.

El estudio analizó la interacción entre las hormigas rojas de Florida y las hormigas mandíbula-trampa.

Tras su identificación como especie, los expertos pronto notaron que sus nidos estaban llenos de cabezas decapitadas de otras hormigas, primordialmente de la especie conocida como mandíbula-trampa (Odontomachus) un género de hormigas carnívoras que se distinguen por ser depredadores temibles, evitadas hasta por las arañas.

La primera explicación que se propuso, fue que las hormigas rojas de Florida se mudaron a antiguos sitios de anidamiento de las mandíbula-trampa.

Pero una teoría alternativa sugiriere que las hormigas rojas de Florida son una especie de depredador especializado que se dedica a cazar hormigas mandíbula-trampa.

Para probar esta hipótesis, el investigador Adrian A. Smith, académico de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, valiéndose de cámaras de alta velocidad, ha analizado la interacción entre las hormigas rojas de Florida y las hormigas mandíbula-trampa.

Para el estudio, el investigador atrapó algunos ejemplares odontómagos y los introdujo en una pequeña colonia de hormigas rojas de Florida y otros miembros del género Formica. Las observaciones posteriores lo ayudaron a revelar el arma secreta, y muy poderosa, de que se vale la Formica archboldi.

Las observaciones confirmaron que la hormiga roja de Florida caza a las mandíbula-trampa imitando su firma química y utilizándola como un medio de camuflaje para acercarse; una vez se encuentra frente a ella, escupe un chorro de ácido fórmico en la cara, que fue suficiente para causar una lesión grave y paralizarla completamente en el 70 por ciento de los casos.

Lo que sigue después es previsible: la criatura inmovilizada es asesinada, arrastrada al nido, desmembrada y parte del menú.

Las hormigas rojas de Florida son una especie de depredador especializado que se dedica a cazar hormigas mandíbula-trampa.

El autor del estudio puntualiza que es este comportamiento el que conduce a la presencia de cabezas de hormigas mandíbula-trampa en sus colonias, dilucidando así décadas de incomprensión.

Un asunto de química

Además de aportar una explicación a la presencia de cabezas en sus nidos, el estudio revela una estrategia de caza inesperada, ya que valerse del mimetismo químico como una maniobra de camuflaje, es un comportamiento realmente inusual.

Esta milenaria colonia de termitas es tan grande que se puede ver desde el espacio

Desde el punto de vista evolutivo, resulta anómalo. Como regla general, los insectos utilizan estas señales químicas para distinguir a los representantes de su especie de otras hormigas, en lugar de tratar de parecerse entre sí.

Finalmente, el investigador expresó que se necesitará más estudios para comprender la relación evolutiva entre las hormigas rojas de Florida y las mandíbula-trampa, y qué ventaja obtienen las primeras de este comportamiento. Por lo pronto, señala Smith, F. archboldi es la especie de hormiga con la mayor diversidad química que conocemos.

Referencia: Prey specialization and chemical mimicry between Formica archboldi and Odontomachus ants. Insectes Sociaux, 2018. https://doi.org/10.1007/s00040-018-0675-y

Más en TekCrispy