Los científicos que operan el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA han deducido nueva información sobre ‘Oumuamua, el primer objeto conocido que ingresa al sistema solar desde el espacio exterior, a través del enfoque contraintuitivo de no detectarlo.

Spitzer, un telescopio de infrarrojos en órbita lanzado en el año 2003, fue uno de los muchos observatorios que apuntaron rápidamente hacia ‘Oumuamua después de que fuera detectado por primera vez por el telescopio Pan-STARRS 1 en el Observatorio Haleakala en Hawái, el 19 de octubre de 2017.

Un meteoro descubierto en 2014 pudo ser el primer objeto interestelar en visitar la Tierra

Reajustando estimaciones

En noviembre de 2017, cuando la NASA apuntó el telescopio Spitzer hacia donde los astrónomos esperaban encontrar a ‘Oumuamua, sin embargo, en más de dos meses de búsqueda, el potente instrumento de observación no encontró nada, y esta “no detección”, explican los investigadores, es una referencia muy útil, debido a que proporciona una restricción en cuanto al tamaño del objeto.

Representación gráfica del curso de la trayectoria descrita por ‘Oumuamua, el único visitante interestelar conocido.

En las observaciones previas del telescopio Pan-STARRS 1, el telescopio espacial Hubble y otras estaciones de observación, se llegó al consenso de que ‘Oumuamua tenía alrededor de 800 metros (2.600 pies) de largo.

El hecho de que el telescopio Spitzer no haya detectado al misterioso objeto interestelar proporciona información valiosa acerca de su tamaño.

Aunque se cree que ‘Oumuamua es un objeto largo con forma que se asemeja a la de un cigarro, los modelos utilizados por los astrónomos con los datos de Spitzer produjeron estimaciones para el diámetro del objeto como si fuera esférico.

Basado en diferentes supuestos sobre la composición del objeto y la cantidad de luz que refleja, el límite superior del “diámetro esférico” de ‘Oumuamua no sobrepasa los 440 metros y podría ser tan pequeño como de 100 metros, lo que contrasta considerablemente con los 800 metros estimados inicialmente.

Una explicación plausible

Esto es significativo, ya que un tamaño más pequeño podría explicar uno de los misterios que rodean a ‘Oumuamua. Los análisis basados ​​en múltiples telescopios dirigidos al objeto a fines del año 2017 encontraron que en el curso de su trayectoria, se alejó de nuestro Sol de manera más rápida de lo que podría explicarse sólo por efecto de la gravedad.

Telescopio Espacial Spitzer.

Esta anomalía en el trayecto de ‘Oumuamua, dio pie a una exótica propuesta que formula que el objeto podría ser una sonda totalmente operacional enviada intencionalmente a las proximidades de la Tierra por una civilización alienígena.

Científicos encuentran un fragmento cometario en un meteorito asteroidal primitivo

Pero el hecho de que ‘Oumuamua tenga un tamaño más pequeño, respalda la teoría de que la desgasificación del objeto (los gases congelados que se calientan cuando se acercó al Sol) podría haber actuado como propulsores para acelerar su movimiento.

En ausencia de otras pruebas, esta teoría natural parece más plausible que la visita de una sonda alienígena encubierta.

Referencia: Spitzer Observations of Interstellar Object 1I/’Oumuamua. The Astronomical Journal, 2018. https://doi.org/10.3847/1538-3881/aae88f

Más en TekCrispy