Así se ve el objeto más luminoso del Universo. Créditos: Wikimedia Commons.

El universo está repleto de galaxias que representan los objetos más luminosos e impresionantes del firmamento. Estas galaxias tienden a emitir grandes cantidades de energía a medida que los objetos que las componen caen en el agujero negro supermasivo que se localiza en su centro.

Si bien se han registrado datos impresionantes sobre algunas galaxias, aún el proceso que resulta en su formación es un misterio; sin embargo, un equipo de científicos ha descubierto una serie de pistas sobre el origen de la galaxia más luminosa del universo: un cuásar que recibe por nombre W2246.

El objeto más luminoso del universo

En 2010, gracias a una encuesta infrarroja de todo el cielo que se llevó a cabo gracias a la nave espacial WISE, se descubrió la galaxia W2246. Este objeto tiene una luminosidad particular: brilla unas 10.000 veces que la Vía Láctea. Su potencia proviene de una región relativamente compacta en su centro compuesta por una nube de polvo y gas caliente, uniforme y de alta presión que se expande en todas direcciones.

Al respecto, recientemente, un equipo de científicos ha logrado analizar esta nube de gas y polvo, lo que ha revelado detalles del origen de este objeto espacial. En el pasado, el hecho de que W2246 alcanzara tales niveles de luminosidad sin alimentarse de galaxias circundantes representaba un misterio para los astrónomos; esto desafiaba todas las teorías relativas a la formación de galaxias.

Sin embargo, gracias a la investigación se descubrió que, de hecho, una serie de galaxias cercanas a W2246 están siendo engullidas por esta última. Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores tras conectar los puentes de polvo de materiales sólidos que rodean a la galaxia. Específicamente, se observó que las nubes de polvo trazan rutas que sugieren que las galaxias circundantes a W2246 están siendo atraídas en la dirección hacia el agujero negro supermasivo que se localiza en el centro de esta galaxia.

Las nubes de polvo evidencian el origen de la galaxia

Créditos: NASA.

Al estudiar el origen de las galaxias resulta de suma importancia analizar la presencia nubes de polvo; estas nubes están formadas por elementos que se producen tras reacciones nucleares en el interior de estrellas masivas que luego se dispersan alrededor de la galaxia cuando estas explotan como supernovas.

Teniendo esto en cuenta, los investigadores sugieren que el gas localizado en torno a W2246 fue producido por estrellas provenientes de las galaxias que le rodean, dando origen a este objeto en el universo conocido. Asimismo, los investigadores plantean que, para ser visible para el telescopio ALMA, en Chile, la nube de polvo debe calentarse de forma activa. Esto sugiere la presencia de estrellas jóvenes cerca de la galaxia.

Sin embargo, es necesario tener presente que el núcleo de W2246, por sí mismo, emite una radiación sumamente luminosa. Aún más, las condiciones de las nubes de gas sugieren que, si bien W2246 puede ser la fuente primaria de calor, estas nubes aún pueden desencadenar un colapso, formando nuevas estrellas.

A su vez, estas estrellas jóvenes podrían ser engullidas por el agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia, funcionando como combustible. Finalmente, los investigadores aseguran que este proceso ha estado activo por unos 200 millones de años y se mantendrá por unos 100 millones de años adicionales, hasta que W2246 termine de absorber las galaxias circundantes; en ese momento, disminuirá su luminosidad y dejará de ser el objeto más brillante del universo.

Referencia: The multiple merger assembly of a hyperluminous obscured quasar at redshift 4.6, (2018). https://www.doi.org/10.1126/science.aap7605