El regulador financiero de la Isla de Man habría anunciado una enmienda a su política de registro de compañías relacionadas con criptomonedas, fijando una posición mucho más estricta para aquellos startups interesados en llevar a cabo un ICO.

En este sentido, cualquier empresa interesada en llevar a cabo un ICO en la dependencia británica deberá contar con al menos 2 residentes de la isla, y todas las operaciones deberán ser conducidas desde su territorio.

De acuerdo con los reguladores, estas políticas fueron modificadas para poder llevar un control más meticuloso y preciso de las actividades cripto en el territorio autónomo. En este sentido, el Isle of Man Financial Services Authority (IOMFSA), comentó que las compañías fuera de jurisdicción representan un riesgo muy alto de actividades ilegales como financiamiento al terrorismo y lavado de dinero.

Además, las nuevas regulaciones también afectarán a aquellos startups interesados en llevar a cabo un ICO. Así, el regulador fue contundente en su postura de no permitir este mecanismo de recaudación de fondos a menos que los startups ofrecieran beneficios adicionales a sus inversionistas más allá del token en sí.

Es importante señalar que la Isla de Man se encuentra entre las pocas jurisdicciones europeas interesadas en incentivar el crecimiento de la industria blockchain y de criptomonedas, anunciando regulaciones bastante permisivas para alentar proyectos de ICOs a inyectar capital en la dependencia británica.

Otro importante territorio europeo adoptando una postura similar es Malta, que abrió las puertas a gigantes de la industria como Binance y Okex. Asimismo, si bien la Unión Europea se encuentra desarrollando fuertes regulaciones para esta esfera, otras naciones como Suiza y Liechtenstein han decidido adoptar una postura propia de apertura al desarrollo FinTech.

Sin embargo, países como Francia y Bélgica no se han mostrado tan optimistas, desarrollando marcos regulatorios propios e incentivando a los reguladores financieros  a ponerle el ojo a los activos digitales.