Durante el embarazo, el feto pudiese ser considerado como un organismo invasor que se aprovecha del cuerpo de la mujer. Sin embargo, de alguna forma, el sistema inmunológico de las mujeres no ataca al feto en desarrollo; esto es algo que ha desconcertado a los científicos durante décadas.

No obstante, recientemente, un equipo de investigadores ha logrado detallar el complejo proceso de negociaciones moleculares que evitan que el sistema inmunológico de la madre ataque al feto durante el embarazo. De esta manera, tanto la madre como el feto se mantienen seguros hasta el día del nacimiento.

¿Qué es un ‘gemelo parásito’ o ‘fetus in fetu’?

Durante el embarazo, el sistema inmunológico de la madre protege al feto

Los primeros días del embarazo, cuando el embrión comienza a moverse hacia el revestimiento del útero, suelen ser sumamente críticos; en este periodo existen más probabilidades de sufrir un aborto espontáneo, por diversas razones. De acuerdo a los expertos, el sistema inmunológico de la madre podría estar relacionado con este fenómeno.

Sobre la base de esto, un equipo de investigadores se propuso analizar la actividad genética de las células, tanto maternas como fetales, durante los primeros días del embarazo; el objetivo era comprender los cambios en el sistema inmunológico de la madre que evitan que se emitan respuestas inmunes que puedan poner en riesgo la vida del feto.

Para ello se analizaron 70.000 glóbulos blancos, además de células de tejidos placentarios y provenientes del endometrio, de un grupo de mujeres que sufrieron un aborto entre las 6 y las 14 semanas de embarazo. Específicamente, se trabajó con tecnología transcriptómica de una célula; esto les permitió examinar la actividad genética de cada célula y analizar la presencia de determinadas proteínas en las diferentes células.

Así, se lograron identificar 35 tipos de células; algunas de ellas eran conocidas, mientras que otras eran totalmente nuevas. Específicamente, se descubrieron varias células del feto que invaden los tejidos maternos, favoreciendo el desarrollo de vasos sanguíneos que conectan a la madre y al feto durante el embarazo. También, fue posible identificar las células responsables de lograr mantener seguro al feto de cualquier ataque del sistema inmunológico de la madre.

Así es como el sistema inmunológico de la madre evita atacar al feto en desarrollo

Tras llevar a cabo el análisis, los investigadores identificaron una serie de células y proteínas que favorecen una interacción adecuada del feto y la madre durante el embarazo. En particular, se observó que algunas células del sistema inmunológico de la madre evitan respuestas inmunes que pueden poner en riesgo la vida del feto.

En particular, se detectó la presencia de un tipo de linfocitos, llamados Natural Killer (NK) que, en condiciones normales, tienen la función de destruir células infectadas y células tumorales. Posteriormente, los investigadores analizaron las interacciones entre estas células a fin de develar el mecanismo que evita que el sistema inmunológico de la madre ataque al feto durante el embarazo.

La presencia de este gen aumenta el riesgo de fracaso de los anticonceptivos hormonales

De esta manera, se observó que las células embrionarias estimulan a las células madre para producir células inmunes que tienen la función de frenar respuestas inmunitarias. Adicionalmente, se descubrió que algunas de estas células NK era pacificadoras, más que asesinas, ya que impedían que otras células del sistema inmunológico atacaran al feto; más bien, producían sustancias que promueven el crecimiento fetal. A su vez, las células NK son controladas por células del revestimiento del útero, llamadas células estromales.

En resumen, durante los primeros días del embarazo, empieza un proceso de negociación entre las células embrionarias y las células maternas que evitan que el sistema inmunológico de la madre ataque al feto en desarrollo; en este proceso, las células NK de la madre y las células estromales, tienen un rol protagónico. Finalmente, los investigadores plantean que aún quedan interacciones por analizar, por lo que se tienen planes de realizar más estudios sobre el tema; a la larga, esto podría ayudar a evitar abortos espontáneos.

Referencia: Single-cell reconstruction of the early maternal–fetal interface in humans, (2018). https://doi.org/10.1038/s41586-018-0698-6

Más en TekCrispy