Un estudio realizado por un equipo de investigadores españoles, aporta nuevos conocimientos sobre cómo las células clave de la piel pierden su identidad a medida que el cuerpo envejece.

Los hallazgos podrían conducir a nuevos enfoques dietéticos y otras estrategias para frenar los efectos del tiempo en el envejecimiento de las células de la piel.

Los cerebros de las mujeres son casi cuatro años más jóvenes que los de los hombres

Identidad celular

Con el estudio realizado en ratones, los científicos demostraron cómo envejecen los fibroblastos dérmicos, con la conclusión principal de que estas importantes células pierden su identidad celular y en consecuencia, su actividad se altera, afectando así al tejido.

Utilizando sofisticadas herramientas computacionales el equipo de investigadores pudo realizar el análisis molecular de células individuales.

Los investigadores también encontraron las vías celulares y moleculares afectadas por el envejecimiento, y proponen que podrían manipularse para retrasar o incluso revertir el proceso de envejecimiento de la piel.

Los fibroblastos dérmicos son clave para la producción de colágeno y otras proteínas que forman la dermis y que preservan la función de la piel como barrera.

La actividad de estas células también es crucial para la reparación del daño de la piel. A medida que envejecemos, la dermis pierde su capacidad para producir colágeno, lo que afecta significativamente la capacidad de la piel de reparar las heridas.

Utilizando sofisticadas herramientas computacionales y técnicas transcriptómicas de vanguardia, el equipo de investigadores pudo realizar el análisis molecular de células individuales, y de este modo, estudiar si los fibroblastos dérmicos cambian durante el curso normal del envejecimiento fisiológico y bajo diferentes regímenes dietéticos.

Los científicos confirmaron la pérdida de identidad de los fibroblastos en animales de edad avanzada.

Cambios transcripcionales

Los análisis revelaron que los fibroblastos envejecidos muestran una conformación molecular menos definida, que paradójicamente, se asemeja a los estados celulares indefinidos observados en los animales recién nacidos.

Los fibroblastos dérmicos son clave para la producción de colágeno y otras proteínas.

Los estudios de los investigadores también encontraron que una dieta restringida en calorías puede retrasar los cambios transcripcionales que están asociados con el envejecimiento de los fibroblastos dérmicos, mientras que una dieta alta en grasas pareció acelerar estos cambios.

La soledad alcanza su punto máximo en tres edades clave, pero la sabiduría puede ayudar

Al respecto, el Dr. Salvador Aznar Benitah, investigador afiliado al Instituto de Investigación en Biomedicina de Barcelona y coautor del estudio, manifestó:

“Además de la adquisición de ruido de identidad, mostramos que los fibroblastos envejecidos pierden la producción y la secreción de colágeno y proteínas de la matriz extracelular, pero concomitantemente regulan la expresión de los genes involucrados en la inflamación, el metabolismo de los lípidos y la adipogénesis”.

Los autores de la investigación indican que los hallazgos de este estudio pueden ayudar, no sólo a mejorar el tratamiento del rejuvenecimiento, sino también a contribuir al desarrollo de nuevas formas de curación rápida de heridas en los ancianos.

Referencia: Identity Noise and Adipogenic Traits Characterize Dermal Fibroblast Aging. Cell, 2018. https://doi.org/10.1016/j.cell.2018.10.012

Más en TekCrispy