Cuando se hace referencia a los neandertales, se les suele representar como seres toscos, brutos y salvajes; esto es válido tanto en medios de comunicación masiva, como en algunas fuentes bibliográficas especializadas. Así, se cree que en ausencia de sofisticados métodos de caza, los neandertales mataban a sus presas con mucha violencia, generalmente propinándoles un golpe con su duro cráneo.

Sin embargo, una investigación reciente podría desmontar ese mito; tras analizar diversos registros fósiles, tanto de neandertales como de humanos modernos, se demostró que no existen muchas diferencias en torno a las lesiones sufridas por ambas especies. Esto significa que quizás los neandertales no eran tan bruscos, toscos y salvajes como se les suele representar.

Genes neandertales influyen en la forma craneal de los humanos modernos

Estudio demuestra que los neandertales no eran tan salvajes como se les representa

El hombre de Neandertal, también llamado Homo neanderthalensis, es una especie extinta del género Homo que habitaba en Europa, Oriente y Asia hace unos 230.000 y 28.000 años atrás en la historia. Por lo general, esta especie es caracterizada por su salvajismo, bestialidad y crueldad.

Específicamente, algunos estudios sugieren que en ausencia de armas sofisticadas para cazar, se veían obligados a enfrentar a sus presas usando la fuerza bruta; es decir, golpeándolos con sus manos y, especialmente, propiciando golpes con sus cabezas, tal como los rinocerontes. Si esto fuese cierto, una buena parte de los cráneos de los neandertales deberían mostrar algún signo de lesión.

Para probar esto, un equipo de investigadores se dedicó a analizar 295 huesos provenientes de neandertales y 541 huesos del cráneo de seres humanos modernos; estos últimos se corresponden con individuos que vieron en Eurasia hace unos 80.000 y 20.000 años. En total, de los 836 cráneos, solo 39 mostraron signos de lesiones. Específicamente, de estos 39 cráneos, 15 pertenecían a neandertales y 25 a seres humanos modernos.

De esta manera, es posible afirmar que, de la totalidad de los registros fósiles analizados, tan solo una tasa del 5% en ambas especies mostró señales de lesión; esto significa que no existen diferencias reales entre estas especies, al menos respecto al tema estudiado.

Los neandertales tenían mejores habilidades de caza de las que se cree

En síntesis, tras analizar las osamentas de neandertales y seres humanos modernos, los investigadores no encontraron diferencias en torno a la proporción de lesiones sufridas por ambas especies. Si, tal como se cree, los neandertales hubiesen sido tan salvajes como se les suele representar, en esta especie se hubiesen presentado mayores cantidades de lesiones; pero este no fue el caso.

Sigfox desarrolla un rastreador para ayudar a combatir la caza furtiva de rinocerontes

No obstante, se observó que los cráneos procedentes de neandertales jóvenes, mostraban una mayor proporción de golpes en la cabeza. En particular, de los 14 cráneos neandertales con signos de trauma, nueve pertenecían a especímenes de menos de 30 años. Por su parte, solo siete de los 25 cráneos humanos con lesiones pertenecían a personas tan jóvenes. Esto pudiese sugerir que, efectivamente, los jóvenes neandertales mostraban una mayor disposición a arriesgarse que los humanos de la misma edad.

Finalmente, dados los resultados, los investigadores explican que es probable que, en lugar de emprender violentos ataques contra sus presas, los neandertales cazaran con trampas naturales introducidas en el entorno natural; asimismo, existe la posibilidad de que esta especie haya sido capaz de desarrollar equipos cooperativos para cazar, disminuyendo las probabilidades de sufrir alguna lesión en plena batalla. Esto concuerda con otras investigaciones que demuestran que los neandertales tenían métodos de caza mucho más sofisticados de lo que se cree.

Referencia: Similar cranial trauma prevalence among Neanderthals and Upper Palaeolithic modern humans, (2018). https://doi.org/10.1038/s41586-018-0696-8

Más en TekCrispy